Menú

Juego navideño de la amistad y solidaridad

Juego navideño de la amistad y solidaridad

Si queremos ser coherentes con  lo que decimos que celebramos  los cristianos en Navidad, tenemos que dar un vuelco total  al “rollo social y consumista”  de la Navidad en estos días. No se trata de luces de colores ni de risas y alegrías de etiqueta… Se trata nada más y nada menos que de la gran noticia  de la historia humana, del más grande acontecimiento que puede pasarte a ti, a mi y a tus amigos, vecinos y parientes: Dios se hace Niño, para que  le sientas cercano y amigo, para que te enteres de que todo lo tuyo es importante, para que sepas que  cuenta contigo. No es la evocación de un hecho ya pasado, sino la historia repetida de un acontecimiento que sigue vivo y palpitante, cargado de ilusiones y esperanzas, porque Dios (Jesús hecho Niño en Belén) nace día a día en cada corazón que le abre las puertas de par en par, en cada persona tendida en el camino de la vida a la que tiendes la mano y le dices: somos amigos, caminamos en la misma dirección…No tengas miedo: Él cuenta contigo y te tiende la  mano., Te está susurrando al oído “Juntos podemos cambiar esta sociedad  que no nos gusta. Levántate y anda.

Como signo de que esta vez va en serio, de que este año quieres celebrar la Navidad de otra manera, rellena la hoja adjunta (añadiendo los apartados que creas conveniente de tu cosecha propia), mete el papel en un sobre., guarda este sobre cuidadosamente. Etiqueta el sobre con grandes letras: Esta es la Navidad en la que empiezo una nueva Vida. Repasa el contenido de vez en cuando durante esta NAVIDAD…

 

[stextbox id=”info”]

Navidad es amistad, solidaridad, cercanía, contemplación… Por eso:

Yo………………………………………………………………………. (nombre y apellidos)

Me comprometo a (por lo menos lo intentaré, como signo de que quiero vivir la Navidad)

  1. Hacer un ratito de oración todos estos días, con un libro adecuado, con el evangelio…
  2. Asistir a las celebraciones litúrgicas de la Navidad en mi parroquia…
  3. Controlar los excesos de gastos en comidas, bebidas, ajuar, fiestas…
  4. Colaborar todo lo que pueda en las faenas de la casa
  5. Ser más amable con los míos, con mis amigos, con mis vecinos, incluso con…………
  6. Felicitar los cumpleaños de…………………………………………………………….
  7. Visitar al que está solo…, al que está enfermo…
  8. Sonreír, alegrarme, vestirme de fiesta, incluso si la cosas no me salen como yo quiero
  9. Compartir lo que me sobra con los que lo necesitan más que yo
  10. Acercarme, incluso dialogar, con los que no me caen bien, con los que discrimino…
  11. Reconciliarme con Dios y con  los demás, desde lo más profundo…
  12. Contribuir con una pequeña aportación de mi dinero personal a la campaña de Navidad. en mi   parroquia…
  13. Tomarme en serio mi pertenencia a un grupo de reflexión cristiana.., cumpliendo todos sus requisitos…
  14. Estar siempre disponible para ayudar y colaborar en lo que me pidan
  15. Cultivar mi formación cristiana leyendo los siguientes libros o documentos…
  16.  Ojear de vez en cuando el “Blog de Félix Villafranca” en el que Vicente de Paúl y  Luisa de Marillac me hablan de valores importantes para mi vida nueva…

Añade al listado lo que creas conveniente de tu propia cosecha y fírmalo con decisión, significando, de modo adecuado, los apartados que aceptas como propios.

                                                                   Firma del interesado

 

En ………………………………….. a……………. de ……………………………..

[/stextbox]

 

 

                              

1 comentario

  1. Aurora.

    Me parece una estupenda idea el tener una carta de compromiso firmada para estas navidades, pero si me permites me gustaría hablar sobre el punto número 3 de la carta que es principalmente mi caballo de batalla en las navidades, y que no hay manera de poder superar y romper de una vez.

    Esta sociedad nos ha hecho creer que para celebrar la navidad es necesario consumir y gastar

    Y nosotros los que nos llamamos creyente metámonos todos y sálgase el que pueda si no lo creemos si lo practicamos.

    Llevo años queriendo que la noche buena se parezca a las de mi infancia, en la que la familia celebraba el nacimiento de Jesús alrededor de la mesa en una cena humilde y sencilla, donde no faltaba la alegría y después todos juntos a la Misa del Gallo. Durante todo el año pero en navidades especialmente, mi casa era casa de puertas abiertas a ellas llamaban familiares, vecinos amigos, y mis padres compartian y se felicitaban las fiestas con unos mantecados acompañados con el anís, licor café o menta.

    Hoy nuestras navidades son celebradas de la siguiente manera:

    La Noche Buena salvo excepciones no se concibe sin entrantes de mariscos (langostinos, cigálas, bocas, etc.), la preocupación de la anfitriona es pongo de plato principal carne o pescado, nuestras mesas están llenas de todo, presentadas con lujo y distinción, (ni la mesa de los ricos en otros tiempos) Lo abultado del gasto lo justificamos a nosotros mismos “es una vez al año y tengo a toda la familia en casa”, resultado terminamos con empacho tomando algo para poder digerir lo comido, y ¿Qué celebramos? Yo diría que una reunión familiar porque pregunto ¿celebramos el nacimiento de Jesús? ¿Esta presente Jesús en nuestra celebración?

    Como alrededor de la mesa nos sentamos creyentes y no creyentes ¿Cómo digo yo de bendecir la cena? y si paso de las miradas que dicen ya esta la beata, que la bendición no tenga mas de dos frases porque la gente se impacienta y te cortan diciendo que la cena se enfría.

    Actualmente las iglesias en la misa del gallo están muchas de ellas casi vacías porque ni los que nos llamamos creyentes y practicantes asistimos a ella, desde hace algunos años hay parroquias que celebran la misa por la tarde primera razón se empieza tarde a cenar y esta se alarga, segunda razón si se ha terminado de cenar como va uno a romper la reunión familiar, como que no esta bien visto el irse, que poca consideración con los demás.

    ¿Y como celebramos las navidades con los amigos, familiares de segundo grado en adelante y compañeros? Ya no se concibe si no es en un restaurante, dos meses antes sacamos la agenda y empezamos apuntar, tal día amigos de la pandilla, tal otro compañeros de trabajo, con los cuñados, no olvides la cena con mis primos , y suma y sigue, y en medio de todo esto alguien se atreve a levantar la mano y dice sin subir mucho la voz, “y por que este año no lo hacemos de otra manera”, en el que en vez de comida nos reunamos a tomar café, o yo pongo la casa, y todos aportamos un plato, al fin a al cabo lo importante es estar juntos”. y te miran como un bicho raro, no hombre no, de ninguna manera, te contestan yo quiero ponerme guapa, ir a un restaurante donde me ponga y me quiten el plato y no tenga que preocuparme de nada mas.

    Deberíamos hacer un alto en el camino y reflexionar.

    La navidad esta ya a la puerta y” Esta es la Navidad en la que empiezo una nueva Vida”. Navidad es amistad, solidaridad, cercanía, contemplación…

    Gracias P. Félix por animarme y recordarme con tu artículo: No tengas miedo: Él cuenta contigo y te tiende la mano., Te está susurrando al oído “Juntos podemos cambiar esta sociedad que no nos gusta. Levántate y anda.

    ¡Feliz Navidad!

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Comentarios recientes

Calendario

junio 2018
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos