Menú

Bodas de oro sacerdotales el P. Félix en Ribaforada (Navarra)

Bodas de oro sacerdotales el P. Félix en Ribaforada (Navarra)

Por: Luisa Cornago. Tomado de la revista “El Pedriñal” de Ribaforada, número, 122, pag. 7

El P. Félix Villafranca ha cumplido los cincuenta años de vida sacerdotal y ha querido compartir con el pueblo que le vio nacer la alegría de llegar a este día.

bodas_oro_felix_01Navarra, recién acabada la guerra civil, que se vivió como una cruzada, era un semillero de vocaciones religiosas. No había congregación religiosa que no tuviera o aspirara a tener su sede en el territorio foral… Esto, unido a la escasez de alimentos, educación y bienes de todo tipo, hizo que muchas familias enviaran a sus hijos al seminario. Era la garantía de que los niños recibieran una educación que, de otra manera, no hubiera sido posible y, si esta no era su vocación, siempre lo podían dejar.

Para Félix, todo comenzó con unas misiones populares cristianas del P. Langarica en 1950, en Ribaforada; él, como otros niños, se marchó al colegio-internado de los Paules en Pamplona. Tras años de formación y dudas, se ordenó sacerdote en 1964.

Para celebrar estos cincuenta años de gozo y dificultades con su pueblo, Félix preparó un programa dirigido a todos los estamentos y personas del pueblo; convocó a todas las asociaciones culturales, amigos y familiares, así como al Club de Jubilados, niños y jóvenes; y, como acto final, un concierto de música con mensaje religioso. A la salida, algunas personas comentaron que la cantante, Inés de Viaud, les había llegado al alma.

Hemos hablado con el P. Félix, y estas han sido, aproximadamente, sus respuestas:

¿En algún momento creíste que te habías equivocado en la elección?

Ciertamente, en algún momento creí que no era esta mi vocación; nos decían que los paúles debían renunciar a su familia, no pensaba que fuera capaz de hacerlo porque mi familia es muy importante; por otra parte, el paúl debe ir a cualquier parte del mundo que le manden, y con mi apego a la familia era demasiado…

¿Cuál ha sido la dificultad más grande que has encontrado en tu vida sacerdotal?

Ver el sufrimiento humano en tantas personas buenas que no lo merecían y, entender que Dios lo permita… Sólo puede entenderse desde el amor. El sufrimiento en si no es malo, es la manera de vivirlo. Otra dificultad es que tantas personas que crees amigas te dan la espalda…; a pesar de mi fe, es una gran decepción.

¿Eres feliz y lo has sido?

Me siento feliz, sin rodeos ni recovecos: somos privilegiados por tener lo suficiente para vivir, no necesitar nada más; sólo compartir con los que tienen menos, esto me hace feliz, si pudiera volver a elegir elegiría ser cura…

¿Cuáles han sido las claves para lograr esa felicidad?

Tener ilusión por hacer el bien, llenar de sentido mí tiempo trabajando por la comunidad y por la Fundación Feyda. Tener siempre cuatro o cinco cosas por hacer, y no angustiarme si solo hago dos o tres…

Hay muchas causas para la infelicidad; una de ellas es no pensar más que en sí mismo, otra es vivir con rencor, no tener capacidad para perdonar y carecer de proyecto de vida.

Envejecer es no tener un proyecto de futuro; desgraciadamente, muchas personas mayores, y también jóvenes, han caído en esto: es lo que se llama vació existencial.

bodas_oro_felix_02¿Cómo ves el pueblo después de tantos años de ausencia?

En primer lugar, me da mucha pena que la gente de mi pueblo no me conozca. Ribaforada ha cambiado a un ritmo más acelerado que los pueblos de su entorno… Me alegra muchísimo ver el cambio, en positivo, en valores socio-culturales, en forma de asociaciones, grupos culturales de todo tipo, progreso económico y la buena acogida que tienen aquí los inmigrantes; lamento que se haya perdido el sentido religioso de la vida y la fe que nos trasmitieron nuestros mayores.

Has celebrado los 50 años de cura con el pueblo, ¿por qué lo has hecho así? ¿Se han cumplido tus expectativas?

Quería compartir mi alegría por llegar a este día con mi pueblo, tal vez porque soy un idealista, a pesar de que estos tiempos no invitan a serlo, sino todo lo contrario.

En parte, la gente ha respondido, han acudido representantes de todas las asociaciones y grupos culturales que he convocado y bastantes personas del pueblo…

Desde estas páginas quiero dar las gracias de corazón a todas las personas que me han acompañado estos días, al alcalde que me ha apoyado y a todo mi pueblo, donde me siento querido y acogido.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Calendario

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos