Menú

La alegría de saber que la felicidad está dentro de ti

La alegría de saber que la felicidad está dentro de ti

porque_no_soy_felizUn análisis de la realidad de la vida de las personas, quizá nos llevase a la conclusión de que eso que todos buscamos como locos, y que denominamos felicidad, es algo que no sabemos a ciencia cierta en que consiste; que, tal vez, es un tesoro escondido que, por mucho que lo buscamos, no acabamos de encontrar; que, tal vez, es como el horizonte que cuando parece que lo vamos a tocar en la cima de la montaña, de nuevo se desvanece y se aleja de nosotros; quizá está en el fondo del mar, piensan otros; nos zambullimos en las zonas abisales de la vida y allí tampoco lo encontramos…

Desde que el hombre es hombre y tiene conciencia de sí mismo, ha recorrido mil caminos en busca de este misterioso elixir de la vida y siempre está más allá, huidizo y juguetón incansable con los mortales…

Hemos trazado mil mapas, con puntos precisos para llegar a nuestro destino final:

  • El dinero y sus capacidades; con buenos saldos bancarios que nos garanticen el porvenir
  • El bienestar sin límites, de todo tipo, y de libre elección…
  • El trabajo asegurado y bien remunerado, sin riesgo de perderlo…
  • La pareja ideal soñada…Y si no acertamos a la primera, a lo mejor tenemos más suerte con la segunda o con la tercera, cargados de experiencia de las dos primeras veces…
  • La familia bien avenida y con hijos maravillosos, sumisos y dóciles; inteligentes y sin recovecos…
  • El ocio, el descanso organizado, las vacaciones en paraísos imaginarios…
  • La salud a toda prueba, sin dolores ni medicinas; sin hospitales ni jaquecas…
  • Las movidas de turno, las que corresponden a cada edad y circunstancia…
  • El alcohol, la droga, el sexo a placer, con quien, cómo, y cuando quiera, que para eso soy libre y responsable de mis actos…
  • El amor, esa palabra mágica, disfrazada de mil colores, que cura todos nuestros males…

Y podíamos continuar con una lista interminable de estaciones término de la felicidad anhelada por todos… Cierto que, para ser honestos, hay quienes expresan su satisfacción de haberse aproximado a eso que busca- ban, que confiesan sin titubeos que se sienten razonablemente contentos de haber vivido como han vivido… Démosles una carta de confianza, pero no ahondemos demasiado en lo hondo de lo hondo, que siempre encontraremos un “pero” que enturbia la visión lúcida de lo que anhelamos desde el principio hasta el fin de nuestras vidas…

Y si tenemos la dicha, verdadero privilegio, de ser creyentes, seguidores de Jesús resucitado, y creemos que esta realidad que vivimos es solo una etapa previa a la meta final, la plenitud de la vida, nos daremos cuenta de que eso que buscamos como locos no está aquí, sino en la otra orilla, con el salto previo de eso que llamamos incorrectamente muerte, y que es precisamente para nosotros, creyentes, el comienzo de la vida en plenitud, sin miedos ni niegos de perderla…

Todavía hay que decir, sin embargo, que ahondando en las profundidades de la razón, de nuestra endeble razón humana, podemos aproximarnos al secreto de la dicha que buscamos. El power-point, de autor desconocido, que adjunto tiene el acierto de invitarnos a recorrer el camino inverso: la felicidad que buscamos, viene a decirnos, no está lejos de nosotros mismos, ni en las cosas, ni en las personas, ni en los distintos acontecimientos de la vida, llámense placeres, fiestas y algaradas de cualquier tipo o nombre: está tan cerquita que la tenemos dentro de nosotros mismos, en nuestras actitudes íntimas, en nuestra manera de entender la vida y de hacer frente a las distintas circunstancias a las que nos toque enfrentarnos, a lo largo y a lo ancho de nuestros caminos…

Sabia reflexión la de este buscador de perlas. Os invito a bucear en su búsqueda hasta encontrarla. Y enhorabuena por este hallazgo tan singular y precioso.

Aquí está el texto íntegro del documento para que lo pongáis en la mesilla de noche y lo cotejéis con el Evangelio de Jesús Resucitado.

¿Por qué no soy feliz?

Mi primera respuesta a esta pregunta son varias preguntas:

¿Qué crees tú que necesitas para ser feliz?
¿Qué cosas quisieras tener para experimentar la felicidad?
¿Qué personas necesitas tener a tu lado para sentirte feliz?
¿Qué circunstancias necesitas que cambien para que seas feliz?

Hay personas que nunca se sienten realizadas.
Muchas cosas les fastidian y les molestan.
Ellos van por este hermoso mundo corriendo desesperados
Como un niño que afanado persigue el arcoíris.

A pesar del serio esfuerzo del niño y su intento de acercarse,
El arcoíris parece burlonamente alejarse.

Para esas personas, la felicidad siempre se halla
Más allá de donde ellos se encuentran.

Un joven me decía:
“Me casaré cuando encuentre la persona
Que traiga la satisfacción a mi vida”.

Con esa filosofía de vida algunos piensan:
“Cuando encuentre a mi cónyuge entonces seré feliz”

Otros que ya lo han encontrado y ya se han decepcionado piensan:
“Cuando me separe, entonces seré feliz”

Algunos piensan:
“Cuando tenga hijos seré feliz”
Y otros:
“Cuando se marchen los hijos
Entonces comenzará mi felicidad”

La vida no funciona así:
Podrás tener riquezas y ser infeliz,
Estar rodeado de las personas más amorosas
Y vivir las circunstancias ideales…
…pero eso no quitará de ti todos los males.

Es que la felicidad no se descubre
Al encontrar a la persona apropiada,
…sino al ser la persona adecuada.

La felicidad no está en encontrar a quien te haga feliz,
…sino en aprender a traer felicidad
A los que te rodean.

La felicidad la encuentra la persona
Que aprende a vivir sabiamente;
Establece relaciones saludables,
Pone límites,
Acepta lo bueno
Y rechaza lo cuestionable.

Es feliz quien se acerca a las personas
Sin sospecha, pero con prudencia;
Y se aleja de quienes le hacen daño,
sin maltratar, pero con inteligencia.

La felicidad la encuentra
Quien aprende a usar las cosas
Y no a las personas;
Quien no abusa ni permite el abuso

No es feliz quien nunca recibe heridas,
Sino quien sabe cómo evitarlas
Y, cuando es imposible, sabe cómo curarlas.

No es feliz quien nunca tiene problemas
O todo lo tiene resuelto
…sino quien, cuando éstos llegan
Les hace frente sabiamente
Y, cuando no puede,
Busca ayuda inmediatamente.

Por nuestro propio bien
Dejemos de buscar la felicidad
en las cosas, personas o circunstancias
que nos rodean
y comencemos a cambiar,
desde nuestro interior,
las actitudes que nos están afectando.

Descarga el Power Point “Por qué no soy feliz” aquí:

Formato PPT (Power Point):
PDF

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Comentarios recientes

Calendario

junio 2018
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos