Menú

Tuve hambre y me diste de comer (soneto al carisma vicenciano)

Tuve hambre y me diste de comer (soneto al carisma vicenciano)

En los cuatrocientos años de carisma vicenciano.

¿Por qué les falta el pan y la alegría?
Y sus ojos más grandes que sus frentes,
sin reir ni llorar, están ausentes,
y nosotros viviendo en la apatía.

Repitiendo la misma melodía
e ignorando justicias pertinentes,
se abandonan millones de inocentes.
¡Que salgamos, Señor, de esta anarquía!

Dales, Señor, el pan de San Vicente.
El pan que por amor comer consiente
El pobre y el humilde por igual.

Dales de tu pan vivo y celestial,
porque ellos no han probado el candeál,
y no tendrá más hambre el indigente.

Vicente Hernández Alfonso.
Presidente SSVP de Albacete. España

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto