Menú

Madre y Señora

Madre y Señora

Ganaste un corazón desde temprano
y no me conformaba con mirarte.
¿Quién soy yo, ni siquiera para amarte?
Si tú llevas a Cristo de la mano.

Si das al rey del cielo como hermano,
no merezco Señora, ni llamarte
madre. Tan solo aspiro a venerarte.
Gracias te doy Señor, que soy cristiano

y recibí a mi madre en el Calvario.
Por dejarme soñar, Señora mía
que duermo entre tus brazos a diario.

Por cantar con amores de poesía.
Por ser más que un divino relicario.
Porque Dios te hizo así, Virgen Maria

Vicente Hernández Alfonso.
Presidente SSVP de Albacete. España
.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos

Comentarios recientes