Menú

Y de la Navidad, ¿qué?

Y de la Navidad, ¿qué?

¡Luisa!, ¡Luisa! No vayas tan de prisa; vengo extenuado de tanto correr, y tú también vas deprisa… Quiero decirte que ha sido muy bien acogida la idea de dialogar de tú a tú con los jóvenes vicencianos de España. ¿Has visto los correos que nos han enviado?  Lee, lee: Andrea y Josico nos animan a seguir comunicándonos con ellos, que la idea les parece fenomenal… Josico hasta nos dice que se está planteando seriamente la idea de ser paúl… Pero también las personas maduritas, vamos las cabezas pensantes (Mitxel, Isabel, Vicenta y familia…) nos animan, y mucho, a llevar adelante la idea…, que esto puede ser  la semilla de una buena “cosecha”…

No te lo  pierdas,  Vicente… Pues a mí me han enviado un correo unas alumnas del colegio La Milagrosa de Llodio, creo que son de los últimos cursos de primaria, diciéndome que también ellas quieren hablar con nosotros… Me he quedado flipada,  porque a continuación me han dicho que quieren hablar con nosotros en inglés, porque están asistiendo a clases extraescolares con Feyda y así el diálogo con nosotros les podía servir de prácticas…Además que con esto del bilingüismo o trilingüismo se están volviendo locas…Estas pizpiretas de primaria parece que no piensan y de pronto te saltan con una de estas… ¿Qué te parece Vicente?

No me parece mala idea, Luisa… Habrá que ponerse en contacto con nuestra escuela de traductores, aunque también ellos andan ahora muy ocupados…; después de todo, también tienen derecho a unas bien merecidas vacaciones de Navidad… Veré a ver qué me dice Pedro, que seguro que él está también estos días más ocupado de lo habitual, dando la bienvenida a la casa del Padre a tantos y tan ilustres visitantes…

Aún quiero decirte más, Vicente: las de Sanse, las mayorcitas  (Edurne, Eva, Maite…) me han sugerido  que les cantemos con los coros celestiales la nana esa vasca que suena tan bien en Navidad…; dicen que es tan bonita o más que Noche de Paz…:

Hator, hator mutil etxera!
gaztaina ximelak jatera,
gabon-gaba ospatutzeko.
Aitaren ta amaren onduan
Ikusiko dek aita barrezka
ama be poz atseginez.
Eragiok mutil,
aurreko danbolin horri
gaztainak erre artian,
gaztaianak erre artian
txipli, txapla plun!
Gabon gaba
pozik igaro daigun
Ven, ven a casa chico
a comer castañas asadas
para celebrar la Nochebuena
junto al padre y a la madre.
Verás al padre reir
y a la madre también llena de alegría.
Dale, muchacho
al tambor de enfrente
mientras se asan las castañas,
mientras se asan las castañas
Chipli, chapla, plun!
Que la noche de Navidad
la pasemos contentos/felices.

Hator, hator

Algunos vicencianos andaluces, tan ocurrentes y graciosos ellos, me han sugerido, por lo bajito, que miremos a ver si hay por estas tierras algún dibujante de esos como “Cortés”, que nos renueven y remocen los rostros, porque las fotos que les hemos mandado con nuestro email huelen a pasado y que nosotros tenemos que ser mucho más jóvenes en el cielo, ¿no? Es pa morirse, lo de las ocurrencias de los jóvenes de hoy, sobre todo si son de Andalucía…

Vamos, que todo va viento en popa, que la hemos armado buena, Vicente, no sé cómo vamos a salir de esta… Lo que más les ha sorprendido es que les hablemos en su lenguaje del día a día, sin sentir rubor, por nuestros años…

Pues de eso se trata, ¿no, Luisa? Cuando se dirigieron a nosotros por primera vez nos pidieron que nos metiéramos en sus grupos, en sus tertulias y hasta en sus fiestas, que les hablásemos en su propio lenguaje… Tendremos que reciclarnos nosotros también, estar al día…; o al loro…: usar las nuevas tecnologías…No sé,  todo eso que dicen ahora no sólo ellos, sino también los medios de comunicación,  y hasta nuestra Iglesia, por lo menos los pensantes… y los que están al pie de calle…

¡Qué bien! ¡Estamos encarrilados! Pero, ¿No te parece, Vicente, que nos estamos enrollando un poco? Todos ellos nos han pedido que nos olvidemos, de momento, de la alegría y que les digamos algo de la Navidad, que está al caer. Digamos algo de este tema que les preocupa ahorita: están ansiosos de escuchar nuestros consejos y nuestra experiencia de años…

¡La Navidad, la Navidad! ¡Es tan distinta de la de nuestros tiempos! No sé qué decirles; tendré que pensarlo bien antes. ¿Te acuerdas de las horas que pasábamos los Padres y las Hermanas, (y los fieles y jóvenes de entonces también, ¡qué caramba!), en la iglesia contemplando el misterio del niño en la cueva de  Belén? ¡Tan pequeñito él, un verdadero bebé como el de las madres de las tierras agrestes de nuestra Francia de entonces y, sin embargo, “¡Dios con nosotros y por nosotros!” No nos lo podíamos creer, era una verdadera contemplación. ¡Y cómo besábamos el pie del niñito…!

Bueno, tú bien dices que los tiempos han cambiado… Seguro que si estuviésemos hoy con ellos, en su ambiente y con las costumbres de su ambiente, también nosotros actuaríamos de una manera distinta a la de nuestro tiempo, aun manteniendo intacta nuestra señal de identidad de preferencia en el servicio de los pobres de hoy: parados, inmigrantes, jóvenes sin ilusión y sin esperanza y tantos otros desheredados de hoy… A pesar de todas las apariencias, Vicente, el fuego que encendiste en mi corazón y en tantas y tan distintas personas que tuvimos la dicha de seguirte aún está vivo en ellos y en ellas. Eso es lo importante, aunque lo expresen de otra manera…

Bien, es verdad, Luisa… Quizá me he pasado un poco… Todavía soy un poco fogoso, temperamental, como buen gascón. Pero hay cosas que me sacan de quicio. Mira eso de las noches y los días locos de la Navidad de tantos y  tantos jóvenes españoles, entre los cuales también hay unos cuantos vicencianos, ¡no nos engañemos!  ¿Has oído hablar del botellón y de los cotillones de  fin de año y de las tertulias esas de las peñas, o como se llamen, en las que están hasta las tantas de la noche, “o de de la mañana siguiente”…?  ¿Y qué me dices de los comas etílicos (creo que ellos mismos los llaman así) y de los accidentes de coche  de tantos jóvenes irresponsables…? ¿Cómo crees que están sus padres, sobre todo sus madres, hasta que oyen abrir la puerta, cuando entran en casa a las tantas..?

Pues tienes toda la razón del mundo en esto, Vicente. No se pueden “aprovechar” estos días de paréntesis de trabajo (estudios, oficinas, servicios laborales…) para bacanales de este tipo. Afortunadamente son pocos de los nuestros, creo, los que se contagian de esta mal endémico de la sociedad de hoy. Me da pena que algunos no se den cuenta de lo que significa su apellido “vicenciano”, que no es una etiqueta que se pone y que se cuelga, sino un signo de identidad irrenunciable…

Ahí vamos acercándonos, Luisa. Solo nos falta recordarles que la Navidad nos da una ocasión única, casi irrepetible, de vivir el misterio del Dios con nosotros, que nos anunciaron con tanta antelación nuestros egregios antepasados los profetas, que se hace realidad palpitante de vida en el seno de María y que nos hechiza en la contemplación del niño de Belén. Dios nace “niño”, se hace “pequeñito” para que nosotros seamos grandes, “hijos de Dios”, miembros de la familia que él mismo se ha escogido. Ahí queda eso…

También podemos recordarles que tienen un montón de ocasiones estos días de expresar todas estas vivencias: las reuniones familiares íntimas, sobre todo con los abuelos, las celebraciones parroquiales, los villancicos, los ayunos voluntarios y las campanas de solidaridad de estos días… y tantas y tantas iniciativas de los nuestros en todo el mundo…Que se enteren…

Bueno, Vicente, no seamos pesados… Dejemos algo para la próxima. Ah, la próxima vez me llamas antes de venir a buscarme al jardín o me mandas un SMS, así no tienes que correr tanto…

Buenas tardes, Vicente.

Buenas tardes, Luisa

5 Comentarios

  1. Mitxel

    Este amigo Félix es un cachondo mental imprescindible. Clasificarme entre la “intelectualidad” no deja de ser un ejercicio de autoestima que, en época de crisis, nos anima al sostenimiento personal. ¡Ánimo y a por todas!… que en mayores berenjenales nos hemos visto…

    Responder
  2. Josico

    Félix eres un crac, sueltas una sonrisa a cualquiera, me ha hecho mucha ilusión verme en boca de San Vicente. Jajajaja. Cuídate ya nos veremos por Albacete, sigue escribiéndonos conese espíritu tan juvenil que te caracteriza. QDiosTB Padre.

    Responder
  3. Javier López

    entusiasmo, creatividad, optimismo, esperanza…. siempre necesarios para continuar evangelizando… !adelante, Félix¡

    Responder
  4. Judith

    Buenas noches Padre,
    le escribo desde Peru donde colaboro en un comedor social y tanbien con Hijas de la Caridad de aca.
    Le he leido con mucho interes y me han gustado mucho sus articulos, graciaspor ellos. Le animo a que siga hablandonos del carisma vicentino y de todo lo que podemos aser los jovenes de hoy.
    Muchas gracias y feliz navidad.

    Responder
  5. DIEGO PALOMO

    UN APLAUSO Y MIS FELICITACIONES. SEGID AASÍ. JUNTOS EN LA ORACIÓN

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Comentarios recientes

Calendario

octubre 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos