Menú

Jóvenes emergentes (Vicente y Luisa felicitan la Navidad a los jóvenes de la Familia Vicenciana)

Jóvenes emergentes (Vicente y Luisa felicitan la Navidad a los jóvenes de la Familia Vicenciana)

456311_10200220568221076_1415186019_o

Amparo y Pepe, de la Comunidad Vicenciana de Madrid, que ya tuvieron un encuentro personal con Vicente de Paúl, en la víspera de su fiesta, el 26 de Septiembre de 2012, quieren evocar aquel encuentro, aprovechando la proximidad de estas fiestas de navidad. Esta vez lo hacen no por Skype, como la otra vez, sino a través de su whatsapp correspondiente…

—Buenas tardes, Vicente y Luisa —escribe Amparo—. ¡Cómo estáis? Sabemos que estáis juntos contemplando el Belén viviente que tenéis ahí. ¡Cómo os envidiamos…! Transmitidnos algo de lo que vivís ahí, para poder compartirlo entre los nuestros esta próxima Navidad…

—Buenas tardes —responde Luisa—. Nos alegramos que estéis bien, Amparo y Pepe. Nos alegra más aún que tengáis esos deseos tan nobles y loables de querer compartir con nosotros la alegría enorme de vivir aquí, con tantos miembros de la Familia vicenciana, la Navidad viva permanente, junto a nuestro Buen Dios…

—Queríamos felicitaros desde aquí, desde Madrid, unidos a toda la familia Vicenciana joven de España, la Navidad, esta fiesta tan entrañable que vivimos aquí, a pie de tierra firme… —continúa Pepe

—Pues, gracias —escribe Vicente, mientras sonríe ampliamente…— Y, desde luego, contad con nuestro apoyo. Luisa y yo vamos a hacer lo que se pueda para contagiaros nuestra alegría celestial… Estar seguros de ello…

—Queríamos también pediros que nos dieseis una felicitación especial para nuestros jóvenes de España, y del mundo mundial —insiste Pepe—. Es decir, qué deseos, de vuestra parte, queréis que transmitamos a los nuestros…

Vicente y Luisa se quedan un poco sorprendidos, gratamente desde luego, por pregunta tan directa y espontánea…. Se miran un momento, ojean los apuntes del otro encuentro, de Septiembre de 2012… Por fin, Vicente, con pícara sonrisa, continúa:

—¿Recordáis las conclusiones a las que llegamos en aquel encuentro…? Hablamos entonces de los jóvenes emergentes, ¿recordáis? ¿Qué mejores deseos podemos transmitiros para los vuestros que el desear, de todo corazón, que seáis realmente jóvenes emergentes en la sociedad adormecida en la que os toca vivir?

También Amparo y Pepe quedan perplejos, fuera de juego, por la respuesta. Ni se les había ocurrido que aquel encuentro tuviera algo que ver con este diálogo improvisado. Miran también a sus apuntes y, efectivamente, se dan cuenta de que las conclusiones a las que llegaron entonces tienen perfecta actualidad…

Vicente también memoriza… Y repite pausadamente la palabra “emergente”. Emergente, emergente…, repite una y otra vez para sus adentros.

—Hay que interpretar el sentido profundo de esa palabra, a la luz del mensaje de Jesús y en línea de fidelidad a nuestro carisma. Entonces esa palabra mágica, tan manida hoy en vuestro lenguaje, está llena de sentido y de impulso creativo —escribe complacido en su whatsapp…

—Genial, Vicente —escribe Amparo—: ya lo he encontrado en mi blog… En aquella reunión dejamos bien claro que, si nosotros tratábamos de ser jóvenes emergentes, en el sentido evangélico, podríamos utilizar esa palabra como talismán para encontrar solución a los problemas económicos y sociales que afectan a nuestro mundo global. Y esto, desde la exigencia de nuestro compromiso cristiano y en línea de fidelidad a nuestra identidad vicenciana, que nos lleva, de forma insobornable, al servicio de los sin voz y sin recursos…

—Pues ya está —concluye Pepe—. Creo que sería bueno repetir aquellas conclusiones iluminadoras a las que llegamos en aquella ocasión…

Los cuatro asienten complacidos y sugieren la idea de ir escribiendo rotativamente aquellas diez mágicas fórmulas sobre los Jóvenes emergentes; pero Vicente y Luisa declinan el honor y ceden el protagonismo a los dos jóvenes inquietos.

  • “Ser un joven emergente, para nosotros sería —escribe decidida Amparo—, perder los miedos ante los riesgos y pobrezas que nos atenazan, sabiendo que no estamos solos, que El boga con nosotros, aunque esté aparentemente dormido en la barca”
  • “Ser un joven emergente vicenciano hoy —continúa Pepe—, sería aceptar la idea de que, más allá de las pobrezas materiales, somos inmensamente ricos en ilusión, en esperanzas, en tiempo para dedicar al servicio de los demás…”
  • “Ser un joven emergente, seguidor de Jesús en nuestro tiempo, sería transparentar en nuestros rostros la alegría de vivir, contagiar esta alegría a los desconsolados y a los tristes, ofreciéndoles nuestra total disponibilidad a su servicio…”
  • “Ser un joven emergente, creyente, hoy, es ser respetuoso y acogedor con los que no piensan como nosotros, incluso con aquellos que ridiculizan nuestras creencias, ofreciéndoles sin miedos ni recortes el testimonio sencillo de nuestra fe y de nuestra vida…”
  • “Ser un joven emergente, cristiano, hoy, es sentirse ciudadano universal, acoger a los de otras culturas con la misma cordialidad que a nuestros conciudadanos; romper los miedos a emigrar nosotros mismos, si así nos lo exige nuestra situación laboral o nuestro impulso evangelizador”.
  • “Ser un joven emergente, coherente, hoy, es tomar distancias respeto a situaciones y actitudes de nuestros jóvenes coetáneos que no cuadran con lo que nosotros decimos que somos y creemos…”
  • “Ser un joven emergente, cabal, hoy, es sumergirse en la situación global que estamos viviendo, y sentirse llamados a transformar esta sociedad que no nos gusta, sin echar balones fuera, culpando sistemáticamente a los otros…”
  • “Ser un joven emergente, coherente, hoy, es medir los tiempos: los de ocio y los de estudio o de trabajo real; los de decires y haceres; los de devaneos sentimentales y los de planificación seria para el futuro…”
  • “Ser un joven emergente, sensible a las llamadas del Maestro, hoy, es abrirse de par en par y decirle sin miedos: aquí estoy, cuenta conmigo, iré a donde TU quieres que vaya…”

—Pues ya está —escriben Vicente y Luisa—, esa es nuestra felicitación navideña de este año, y nuestros mejores deseos para el nuevo año 2015, que presentaremos a nuestro Buen Dios por la entera familia joven de nuestra Familia Vicenciana:

QUE SEAIS, CON VALENTÍA Y SIN MIEDOS, VERDADERAMENTE JÓVENES EMERGENTES, DECIDIDOS A CAMBIAR ESTE MUNDO QUE NO NOS GUSTA…
Feliz Navidad 2014, jóvenes de JMV, MISEVI, FEYDA, FANVIN, CM, AIC, HHCC, SSVP, AMM…, concluyen Vicente y Luisa

—Gracias enormes, y buenas tardes, Vicente y Luisa, de parte nuestra y toda la tropa joven vicenciana de España y de más allá…

—Gracias a vosotros, Pepe y Amparo… Transmitid el testimonio de nuestro cariño y de nuestro apoyo a la entera familia joven de España y de más allá de las fronteras… Buenas tardes y hasta la próxima…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Calendario

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos