Menú

Desde Madrid, con amor: A nuestros amigos “indignados” del 15-M, con sincera empatía y amistad

Desde Madrid, con amor: A nuestros amigos “indignados” del  15-M, con sincera empatía y amistad

Queridos amigos:

Como andáis siempre tan ocupados y preocupados por la defensa de los derechos de los débiles y por la lucha en favor la justicia, de los discriminados y maltratados por la injusticia, el abuso de los ricos y poderosos y, sobre todo, por la corrupción de los políticos…, esperamos que tengáis alguna noticia de nosotros…

Somos Vicente de Paúl y Luisa de Marillac, de vuestro vecino país de Francia, pero envueltos, desde siempre, en la lucha por la misma causa que decís defender. Desde hace casi 400 años nosotros mismos y todos nuestros descendientes andamos metidos de lleno en esta lucha vuestra, a nuestro modo, claro…

Cuando supimos de vosotros nos llenamos de alegría, sentimos verdadera empatía. Sabíamos, eso sí, que nuestras razones no eran las vuestras, pero, en lo hondo de lo hondo, albergábamos la esperanza de que la fuerza del amor a los desheredados de esta sociedad que nos unía fuera muy superior a las diferencias ideológicas que nos separaban: creemos de verdad que la defensa de la dignidad del ser humano, independientemente de su cultura, tradición y creencias, está muy por encima de las adhesiones políticas de cualquier bando o signo… Nosotros somos, por convicción, apolíticos, y tenemos como única bandera al Maestro que dio su vida por defender los derechos de los sin voz…

Con sorpresa, desagradable hasta el no va más, hemos visto durante estos días del encuentro mundial de la juventud con el Papa en Madrid que, desde vuestras filas, salían gritos que no acabábamos de entender: contra la misma visita del Papa en sí misma, contra el agravio que suponía a la sociedad laica un encuentro religioso de esta magnitud, contra el despilfarro del evento, (que más valia invertir ese dinero en el Cuerno de África…), contra la ayuda estatal a la financiación del encuentro, contra las rebajas en el transporte de los peregrinos, contra el desorden y la suciedad de tanta gente joven en Madrid, en el caluroso mes de Agosto…, y no sabemos contra cuantas cosas más, casi contra todo lo relacionado con este encuentro “mogigato” y “retrógrado”, montado por una jerarquía franquista, anclada en el pasado de la España grande y de la gloriosa bandera… Así piensan unos cuantos de los vuestros, progres ellos, ¿o no? Algunos hasta llegaron a escupir y a blasfemar, a bocajarro, ante los inocentes y alegres peregrinos, que, como vengativa respuesta, continuaban con sus rezos y canciones… ¡Que admirable respuesta silenciosa la de estos jóvenes, pequeños en años, pero grandes, gigantes, en el control de su fogosa visceralidad juvenil!

Bien es cierto que os excusáis diciendo que nunca, en vuestras asambleas, aprobasteis tales actitudes y comportamientos de los manifestantes antipapa, que la participación en esas manifestaciones fueron estrictamente decisiones personales, al margen de las directices oficiales del movimiento 15-M. Pero difícilmente podréis probar que vuestras asambleas no hayan sido el caldo de cultivo de donde han salido estas actitudes antisistema y antitodo… En todo caso un movimiento serio como el vuestro, sin afiliaciones políticas, ni culturales ni religiosas (al menos, así entendimos que os presentabais desde el principio), tiene que tener un códígo étíco mínimo que respete estas diferencias, que por sí mismas no nos separan, sino que nos enriquecen y nos complementan. Sentimos una pena profunda: no podemos evitar la sensación de que habéis perdido, o hemos perdido todos, por el alboroto de unos irreflexivos e irresponsables de vuestras filas, una ocasión de oro de llegar a la misma meta, marchando por distintos caminos. Y la meta era, y lo sigue siendo, no lo olvidemos, construir una sociedad nueva en la que resplandezca la dignidad de la persona en la justicia y en el reparto equitativo de los bienes que el creador ha puesto en el banquete de la historia, pasada y presente… Hay para todos y sobra, si nos entendemos desde el diálogo sincero y desde la búsqueda honesta del bien común, renunciando a privilegios y prebendas particulares, cada uno a las suyas, claro está…

Con estupor hemos leído en vuestros slogans, lanzados con profusión por las aceras de las grandes avenidas de Madrid, “Por una Europa laica, la Europa de todos”. Y nos hemos preguntado Luisa y yo: ¿será que no entendemos bien el lenguaje? ¿Será, más bien que, en esta Europa de “todos”, los únicos excluidos, excepcionalmente (suponemos), seremos los creyentes o estos jóvenes venidos del universo mundo, que no tienen más dellto que proclamar su fe con alegría y buen humor?

Mirando retrospectivamente a la historia comprobábamos que los nuestros han sido y son capaces de convivir, con más o menos altibajos, con romanos y troyanos, con dictadores y perseguidores, con pobres y ricos, con justos e injustos, con gente que piensa como nosotros y con gente atea, incluso con gente que nos odia a muerte… A nadie hemos negado la acogida ni el pan para la subsistencia. Hasta los parados, indigentes y emigrantes de vuestras listas particulares vienen a nuestras instituciones a buscar el pan de cada dia… Y cuando, como humanos, fallamos nos faltó tiempo para reconocer nuestras incoherencias y humillarnos… ¡Y llegamos a esta Europa progre, culta y democrática, y se nos excluye como apestosos, en nombre de la libertad bien entendida, a la altura de nuestro tiempo…, mejor de vuestra filosofía peculiar e intransferible…!

¡Que bien hubiera venido a algunos de los vuestros asistir a nuestra celebración de las máscaras! Todos tenemos una buena colección de ellas, que reservamos para las grandes ocasiones. La diferencia está en que unos las exhibimos abiertamente y las denunciamos como cosa desechable y mezquina y otros las combinan con ropajes de lujo democrático para ocultar su desnudez y su vacío. ¡Cuanta hipocresía en quienes acusan a la iglesia milenaria de retrògrada y farsante! ¡Hay que quitarse las caretas, presentarse a cara y pecho descubierto: decir sin tapujos lo que se busca y lo que se piensa…! Y que cada uno responda por sí mismo, en auténtica libertad, esa misma libertad que, en nombre de la libertad progresista, negáis a los que no piensan como vosotros…

Pero analicemos una a una vuestras protestas y lamentos. No hay ni una sola que se sostenga ante un análisis sereno y equilibrado. En cuanto a lo de la visita del Papa en sí misma, ¿hay algún país democrático en el mundo que niegue el derecho a visitar otro país y reunirse con quien quiera y donde quiera? Y si es capaz de convocar a miles, millones de personas, ¿no se le alaba por su poder de convocatoria? ¿No se mide la grandeza y distinción de las personas famosas de nuestro tiempo por esta misma capacidad de convocatoria? ¿Supone realmente para la sociedad laica de nuestra España un agravio o insulto esta multitudinaria y espontánea manifestación de las ideas o creencias o como queráis llamarlo, que da lo mismo? ¿No es más bien la confirmación de que esos valores que dice defender la sociedad laica, como libertad, pluralidad , respeto…, son realidades fehacientes, no solamente soflamas ideológicos vacíos de contenido real?

Lo del despilfarro y eso de que mejor era darlo a los del Cuerno de Africa dan ganas de llorar. Es como decir que para ahorrar gasolina mejor es no utilizar el coche, o que mejor es no cargar las pilas para no tener que utilizar la linterna.

Es precisamente la energía vital acumulada en estas manifestaciones explosivas de la fe compartida lo que da impulso a estos jóvenes para entregar lo mejor de sí mismos al servicio de los desheredados. ¡Cuántos de estos jóvenes habrán decidido precisamente en este encuentro dedicar un año, dos años, hasta su vida entera a rescatar a estos países no solo de su miseria inmemorial, sino también de la esclavitud y opresión de nuestras sociedad prepotente capitalista! Hagamos un sondeo limpio y libre de prejuicios, veamos cuantos voluntarios hay de uno y otro bando, cuántos recursos llegan a estos países de una y otra parte!

¿Qué decir de la ayuda estatal al evento y de la ocupación de los espacios públicos para esta manifestación “privada” de fieles? ¡Cuando hemos soportado con la aquiescencia de los poderes públicos la ocupación persistente, impune, del centro mismo de la capital, cuando hemos constatado, consternados, el despilfarro de millones de euros a causas de mucha menos entidad y fuste, uno no puede menos de sonrojarse ante tan inapropiado lamento! Todavía estamos esperando la más pequeña queja, por vuestra parte, ante tan manifiestos atropellos. Añadid a eso del gasto público lo del coste potencial de una campaña de publicidad global sobre la marca Madrid-España, en la que está en juego más de un millón de turistas durante una semana, con el consiguiente aumento de puestos de trabajo, en este tiempo de crisis económica angustiosa y galopante.

Lo de la suciedad y el desorden que supone tanta gente bulliciosa y alegre en tan poco espacio y en tan poco tiempo, casi mejor no mencionarlo porque provoca a la risa irónica, casi sarcástica… Que expertos en la materia, como la policía o los sufridos barrenderos de siempre, hablen claro y nos digan, sin tapujos ni ideas preconcebidas, la suciedad acumulada por metro cuadrado en este encuentro y comparen con las estadísticas de cualquier otro acontecimiento social de parecidas características…

Que no se puede obligar al contribuyente a pagar algo en contra de lo que cree o no le atañe… ¿Y por qué no preguntar a los creyentes sobre la oportunidad de pagar campañas y despilfarros partidistas de unos y de otros, que chocan frontalmente con la conciencia bien formada no sólo de los creyentes sino de cualquier persona equilibrada y sensata?

Amigos indignados del 15-M, no hemos hecho más que transmitiros las sensaciones de nuestros amigos peregrinos de Madrid. Ellos, como jóvenes, hablan con sinceridad y libertad, pero, a la vez, con profundo respeto. Ellos os tienden una mano y os llaman al diálogo abierto y al compromiso solidario compartido: la causa común por los desheredados de esta sociedad, por los pobres de siempre, por la superación de la injusticia y la corrupción de los privilegiados de turno, merece la pena. No dejéis pasar esta ocasión única. Unamos nuestra ilusión y nuestro coraje…

De nuevo con empatía y sincera amistad,

Vicente de Paúl y Luisa de Marillac,
En nombre de nuestra entera Familia Vicenciana de los pobres y marginados del mundo.

1 comentario

  1. Tony Ruiz Barbacil

    Te Felicito Felix por el articulo respuesta a los indignados. Muy completo, sereno y balanceado, sin perjuicios ni remilgos. Seguro que Luis y Vicente te dan un abrazo de agradecimiento. Yo tambien te doy el mio desde Dallas, Texas. Fr. Tony

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Calendario

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos