Menú

Se hace camino al andar

Se hace camino al andar

Muchas historias bellas, muchos horizontes desconocidos, muchos caminos nuevos se han iniciado bajo la égida de este proverbio poético de Machado. Muchos héroes anónimos, personas sin nombre ni relieve, se han forjado en esta fragua, guiados por esa luz mágica del instinto o de la intuición, de la aventura o del amor solidario. Llegar a ser uno mismo, en plenitud, cruzar las líneas rojas de lo racional y de lo asequible por sí mismo, siempre ha sido un reto desafiante para la inteligencia racional, rebelde a aceptar la propia limitación, como otro Prometeo cualquiera de turno.

Santos varones hay, como Vicente de Paúl, que lo expresan de otra manera, “Yo nunca pensé en fundar la pequeña Compañía…, es la Divina Providencia la que nos ha conducido hasta aquí; yo no he sido más que un pobre instrumento, un estorbo en los planes de Dios…” Así, o en parecidos términos, se expresan las personas conscientes de la humana limitación y de la fuerza interior que ha guiado su vida y les ha conducido a realizaciones jamás soñadas

Hay otros, sin embargo, que se creen los hacedores de su propio destino y del de los demás; que, investidos de no sé qué poderes mágicos, han sido capaces de luchar contra corriente, de romper por sí mismos la barreras del tiempo y de las dificultades ambientales.

No seré yo quien me sitúe, por mí mismo, en alguna de estas posiciones aparentemente contrapuestas, dejaré que el tiempo y la buena voluntad de los demás juzgue y me sitúe en esta aventura envolvente en la que se ha desarrollado mi vida. Sólo diré honestamente y con humildad, que la imaginación y el impulso de caminar siempre hacia adelante ha sido la fuerza oculta que ha impulsado siempre mis decisiones o ambiciones.

No es fácil caminar siempre hacia adelante, por caminos desconocidos, en los que surgen, cuando menos se piensa, espinas y zarzas, ríos y montes, desvíos y vericuetos. Estos accidentes geográficos se manifiestan en la vida real de las personas en forma de miedos y recelos, de incomprensiones, de críticas y hasta de celotipias de mil colores. Se necesita seguridad en sí mismo y audacia, pero también confianza y humildad, reflexión y acompañamiento. para seguir adelante. Difícilmente se llega a buen puerto ni a meta alguna que merezca la pena, si se empeña uno en caminar en solitario, por caminos desconocidos: el destino final en estos casos es el muro infranqueable o el fracaso estrepitoso.

Le faltó al poeta decir que se hace camino al andar si caminas en compañía, si te dejas acompañar, si te pertrechas de las cosas necesarias para el camino, si sabes pararte a tiempo, si sabes rectificar y volver a empezar.

Y dicho esto, me atreveré a glosar la pequeña historia de este relato que culmina la aventura que ha sido siempre mi vida, desde que tengo conciencia de mí mismo.

De pronto, en el reestreno de mi ministerio sacerdotal, después de mi reciclaje pastoral en París, me encontré con un grupo de enfermeras del hospital de Santiago de Vitoria, que querían hacer una experiencia de evangelización rural y les acompañé a un pueblecito cerca de Valencia de Alcántará (Cáceres), llamado Aceña de la Borrega. Con los años, esta inquietud se contagió a otros jóvenes de la parroquia de San Ignacio de Remar (Baracaldo, Vizcaya), donde acababa de ser destinado, y a otros jóvenes de la parroquia de San Matías (Hortaleza, Madrid), con quienes tenía contactos esporádicos; y emprendimos otros caminos que nos llevaron hasta La Dehesa de Albacete, Torme (Burgos), Villavicencio (Valladolid), Mogente (Valencia) Jabaloyas (Teruel). Había nacido, y se había consolidado, sin saber cómo ni cuándo, la Comunidad del Olivar, cuya luz todavía no se ha extinguido.

En mi primer destino parroquial de Remar, después de París, me encontré con un grupo excepcional de jóvenes inquietos, dispuestos a acompañarme en las tareas parroquiales, sobre todo, con la infancia y juventud, y nació, sin haber pensado previamente en ello, el grupo de Juventud parroquial Róntegui.

Un buen día, unos padres de familia del colegio de Begoña (Vizcaya) vinieron a pedirme, puesto que yo debía de tener amigos profesores en Inglaterra, que organizara un campamento de inglés para sus hijas, que iban a empezar el instituto al año siguiente y nos fuimos a Polanco (Santander). Era el verano del 76: así nacieron los cursos de inglés de verano, que todavía continúan, aunque sea en miniatura, y este es ya su 41 cumpleaños.

Los cursos de inglés se habían hecho un árbol grande, hasta 1.700 alumnos por verano llegamos a tener, durante años, sumando un total de más de 50.000 niños y adolescentes, en sus 41 años de existencia. Tanta fuerza joven diseminada necesitaba una estructuración oficial y nos constituimos, a principios de siglo, en la Asociación Feyda, una ONG de inspiración vicenciana, y con carácter oficial a nivel nacional.

Necesitábamos educadores jóvenes, con sólida motivación cristiana, y creamos la Escuela de Tiempo Libre Feyda. por la que han pasado centenares de jóvenes, procedentes de prupos vicencianos, de parroquias y de varias organizaciones de solera creyente.

No sé cómo, pero un matrimonio joven de Huesca, con problemas para tener descendencia, y cansados de esperar en España, se enteraron de que nosotros teníamos contacto con Hijas de la Caridad en países con orfanatos a su cargo, y nos pidió que intercediéramos para conseguir un niño, en adopción internacional.

Nos liamos la manta a la cabeza y nos fuimos a Bolivia, donde las Hijas de la Caridad regentan un buen número de orfanatos, repletos de niños en condiciones infrahumanas. Después de años de gestiones burocráticas conseguimos la legalización de nuestra ECAI (Entidad Colaboradora en Adopción Internacional). Y desde Bolivia nos fuimos a Etiopia, de hondas raíces vicencianas. De Bolivia y Etiopía, la ECAI Feyda ha llenado 450 hogares españoles de sonrisas de encantadores bebés.

La crisis profunda de vocaciones ha propiciado que muchas congregaciones religiosas se vean abocadas a buscar otras organizaciones católicas seglares que se hagan cargo de sus centros de enseñanza. Son normalmente los obispados los que asumen este reto, pero no faltan oportunidades para otras asociaciones católicas audaces para asumir igualmente esta tarea gratificante de la educación cristiana de la infancia y juventud. En plena euforia de ingresos de nuestros cursos de inglés, nos lanzamos a esta nueva aventura. Y surgió el colegio Santísimo Sacramento-Feyda de Alicante, aventura gozosa que fue posible por la generosidad extrema de las Adoratrices, que pusieron su colegio en nuestras maños, en condiciones asequibles.

Esta historia del colegio Feyda de Alicante, de algún modo, acaba de empezar. Pero sólo los soñadores, con base racional, llegan a alcanzar los grandes objetivos. En el peor de los casos, quizá no llegue a un final feliz, pero habrá merecido la pena intentarlo: en el camino habremos dejado cientos de buenos recuerdos y de huellas en niños y familias que evocarán el buen nombre de Feyda.

Nuestra pequeña historia deja en entredicho la afirmación solemne de otro gran poeta “Y los sueños, sueños son”. Prefiero seguir soñando en caminos por hacer, que se hacen al andar, acompañado de amigos y compañeros que asumen los riesgos del camino, fija la mirada en Aquel que potencia la humana fragilidad y conduce la barca a la otra orilla, mientras duerme aparentemente en la proa.

     

Caminante no hay camino

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más,
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

(Antonio Machado)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Comentarios recientes

Calendario

junio 2018
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos