Menú

Los milagros de la web “Somos Vicencianos”

Los milagros de la web “Somos Vicencianos”

Setenta y cinco millones de visitas en nueve años… ¡ahí es nada!

Importancia excepcional de los medios de comunicación para la evangelización

No soy experto en ordenadores, ni en redes informáticas, ni en webs… ni en blogs…, pero contemplo admirado la excepcional influencia que todos estos medios tienen en la vida social y en el progreso de la sociedad en la que nos toca vivir. Una mirada atenta nos hace comprender los porqués de la lucha abierta o encubierta por el control de estos medios. Todos los poderes fácticos (políticos, comerciales, financieros, sociales o de cualquier otro apodo o sobrenombre…) están implicados en esta lucha titánica. Queramos o no, casi todo lo mueven estas fuerzas sinuosas, solapadas, que penetran, sin hacer ruido, en el corazón y en las mentes de las masas, hasta constituir los nuevos dogmas de fe de la opinión pública. Alguien dijo, hace mucho tiempo, que una mentira mil veces repetida llega a ser una verdad incontrovertida… Habría que añadir, en honor a la verdad, que el bien y la virtud, debidamente presentados, se afincan en el corazón de las personas de buena voluntad como montañas rocosas inexpugnables… Todavía sigue vigente el consejo evangélico de que los hijos de la luz hemos de ser, al menos, tan sagaces como los hijos de las tinieblas, ¿o no?

Afortunadamente la Iglesia también va entrando en esta dinámica, para bien: cada día ve más claro que las redes sociales constituyen los nuevos areópagos de los mil y un ateos, agnósticos, pasotas de todo tipo, incluso de cristianos lánguidos que han dejado de pisar nuestros templos de antaño… Pero, también, para los creyentes de solera, las redes constituyen plataformas de educación en la fe, de información imprescindible, de comunión y de solidaridad… Llegan a donde nadie puede llegar, mueven muros infranqueables, abren caminos nuevos de oración y de contemplación, ofrecen nuevos referentes de seguidores de Jesús en un mundo donde su presencia ha perdido mordiente…

Cada día nos llegan desde Roma, con más insistencia, sugerencias, a modo de urgencias apremiantes, sobre la importancia del uso adecuado de estos medios imprescindibles para la nueva evangelización… Las conferencias episcopales, las comunidades vivas de congregaciones religiosas, parroquias y centros de espiritualidad caminan en esa misma dirección… Cada día nacen nuevos medios de comunicación desde las más variadas plataformas de evangelización.

¡Alegrémonos! También la Familia Vicenciana en general y sus representantes han tomado cartas en el asunto. Son numerosos los documentos, de una u otra índole, emanados de la Curia General, que insisten y nos urgen a entrar en este campo imprescindible para la nueva evangelización, y lo hacen como sello de fidelidad al carisma vicenciano, adaptado a las nuevas exigencias de nuestro tiempo… Demos gracias a Dios por ello y apresuremos el paso, que mañana será tarde…

Orígenes y meteórica ascensión de la web “Somos vicencianos”.

Sin duda que, inspirados por el Espíritu, por el espíritu vicenciano de la más pura esencia, y por el mucho amor a san Vicente y a la Familia por Él fundada, ha surgido entre nosotros, con fuerza pujante, una línea de acción en el uso de los nuevos medios de comunicación que sorprenderá, hasta admirará, a quien conozca y se adentre en su evolución progresiva, sin recelos, sin celotipias ni miopías… El fenómeno no ha pasado inadvertido para los de fuera. Desde distintos rincones del mundo llegan felicitaciones y palabras de aliento para seguir adelante, sin desmayo, en la tarea iniciada.

Los números asustan, la expansión geográfica sobrecoge, los ámbitos sociales y eclesiales en los que se ha adentrado sorprenden… Basta leer reflexivamente los testimonios personales que llegan a la central de la red; echar una mirada pausada a los puntos del mapa desde donde visitan la web…

Hablo, claro está, del portal vicenciano vincentians.com, conocido entre nosotros como “Somos Vicencianos”, tal y como la bautizaron sus creadores, haciendo honor al espíritu vicenciano que engendró el proyecto.

Nacida humildemente de las entrañas del espíritu vicenciano, el 1 de Noviembre de 2008, tuvo una infancia precoz, porque alcanzó números redondos desde su más tierna infancia; y gentes de los más recónditos entornos la vieron corretear alegre y respondona: España, América, Europa… Como testimonio personal puedo decir que al día siguiente de publicar mi primer “Paseo de Vicente y Luisa por el cielo”, en Diciembre de 2010, recibí varios testimonios de reconocimiento, el primero desde el Perú, de una joven enfermera que trabajaba con las Hermanas, augurando larga y feliz vida al proyecto. Como es justo, entendí que no sólo se refería a mi humilde reflexión, sino a aquella niña preciosa a la que habían puesto por nombre “Somos Vicencianos”… Otros testimonios más recientes, de expertos en estas técnicas, me han hablado personalmente de la maravilla del diseño de la web… Sé de primera mano que más de un visitador, de habla hispana, que recomienda a los miembros de su Provincia, incluidos los seminaristas, visitar nuestra web y utilizarla para su formación vicenciana integral…

En plena madurez, después de casi diez años de andadura, esa web precoz ha alcanzado unas cuotas de brillantez y lucidez que todos los que la ven la miran admirados… Algunos, que la conocen mejor, se preguntan: ¿cómo es posible que haya llegado tan alto en tan pocos años…?

Si traducimos a números la calidad y excelencia de las cosas no será menor la sorpresa. La web se puso pronto en dos mil, tres mil, cuatro mil… visitas diarias de todo el mundo, y no solo desde los colectivos vicencianos: nos consta que parroquias de la geografía española, grupos de oración, sacerdotes que busca referentes para sus homilías, estudiosos de los documentos vicencianos y eclesiales…, visitan frecuentemente la web. Es para todos como una biblioteca viva, permanente, abierta a todo el mundo, de día y de noche, donde puede encontrarse lo viejo y lo nuevo, la historia pasada y el presente en movimiento continuo…

A este número global de setenta y cinco millones de visitas solo corresponde el área de español: la web tiene también artículos en seis idiomas distintos, y cada una de ellas, con su buen número de visitantes.

Escuela permanente de formación vicenciana y plataforma de evangelización

Decimos con frecuencia, a veces también con verdad, que las comparaciones son odiosas, pero no siempre es así, porque también pueden ser estimulantes, dependiendo del ángulo de visión del observador o del interpelado… De hecho, las utilizamos instintivamente, en mil ocasiones y circunstancias de nuestra vida, con espíritu positivo y de referencia estimulante. Con este espíritu de referencia creativa y de apremio a la colaboración solidaria, a la vez que comparto mi alegría y mi orgullo vicenciano con sus creadores, siento la necesidad de decir que, en estos momentos, la web “ Somos Vicencianos” es una red de formación fundamental para toda la Familia Vicenciana, la que mayor número de visitas recibe de cualquier parte del mundo, incluidos Padres Paúles, Hijas de la Caridad y todas las ramas de la familia vicenciana en la geografía universal.

En un mundo plural y multicultural, bullanguero y altisonante, donde los que callan tienen todas las de perder, aunque tengan más razón que un santo, la voz clara y diáfana, valiente y respetuosa de ” Somos Vicencianos” va llegando, sin miedos ni complejos mojigatos, a las personas de buena voluntad que buscan la verdad, desde los valores permanentes de la persona y la luz de la fe que se nos ha transmitido de lo alto, dentro del marco del espíritu vicenciano… Desde mi humilde opinión, no tengo miedo a afirmar que la creación de la web “Somos Vicencianos” y su proceso evolutivo ascendente es una de las aportaciones más valiosas de la Familia Vicenciana a la nueva evangelización propuesta desde todas las instancias de la Iglesia en el momento actual de la sociedad.

El secreto del éxito de la web vicencianos.org

Pero ¿cuál es el secreto de este éxito sin precedentes en los métodos de evangelización de la Familia Vicenciana en el mundo actual? Esa es la cuestión y el acicate que debe empujarnos a todos los vicencianos a animar a sus creadores a seguir adelante, no solo con palabras bonitas, sino con nuestras manos, inteligencia y corazón, y también con los recursos materiales indispensables para el mantenimiento y mejoras pertinentes que el tiempo vaya exigiendo.

Volvamos a nuestra pregunta inicial, ¿cuál es el secreto del éxito de la web? Y respondo, sin dudar, que las claves del éxito son múltiples, e implican intuiciones difíciles de percibir por los caminantes de a pie… He aquí algunas que, a mi entender, son básicas:

  • Nace del calor vivencial del espíritu vicenciano de sus creadores; de su “chifladura mental” por lo vicenciano; de su disponibilidad incondicional a meter miles de horas en la tarea; de su preparación técnica y profesional; de ese no sé qué sexto sentido que guía a los iluminados a lanzarse al mar abierto, en busca de mundos desconocidos…
  • Bucean en el sentir y en las carencias de los miembros de la Familia Vicenciana en estos momentos y tratan de dar respuesta a sus preguntas y urgencias…
  • Constatan la deficiente formación de muchos miembros de la Familia Vicenciana y tratan de darles recursos y herramientas adecuadas para conseguirla, adentrándolos en la lectura reflexiva de los documentos originales de donde nace y donde se consolida el espíritu vicenciano…
  • Se dan cuenta de que hay demasiados documentos importantes de la Iglesia que deben ser desempolvados y dados a luz, con visión nueva y creativa, adaptada al hoy de la sociedad…
  • Intuyen que tanto el pueblo fiel tradicional como sus pastores, necesitan recursos para el diálogo diario con Dios y para la orientación pastoral de sus fieles…
  • Por añadidura, surge la idea feliz de abrir el proyecto a otros idiomas: y hace ya siete años que se publican documentos escogidos en otros idiomas de amplia audiencia en el mundo vicenciano.

El reconocimiento a la obra callada de sus fundadores (Francisco Javier Fernández Chento y el padre paúl Mitxel Olabuénaga) me ha empujado a hacer esta reflexión que, sin duda, nos ayudará a sentirnos humildes herederos de la rica tradición vicenciana, que sigue sembrando noticias de vida y esperanza, con hechos y palabras.

Que la fuerza y el coraje, hasta dar la vida, de nuestros hermanos mayores nos mantenga en vilo, sin miedos ni huidas de la realidad de nuestro tiempo.

Setenta y cinco millones de visitas en nueve años nos contemplan y nos animan a seguir adelante con renovada generosidad y entrega.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Calendario

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos