Menú

Celebración de la reconciliación con adolescentes

Celebración de la reconciliación con adolescentes

Líneas operativas para una celebración de la reconciliación con adolescentes, (12-16 años), de forma participativa y creativa.

1.- Anotaciones previas.

  • Los participantes vendrán a la celebración con carpeta, algunos folios  blancos y boli
  • En la medida de lo posible, los asientos donde va a tener lugar la celebración, estarán en forma de círculo.
  • Los participantes entrarán en silencio, mientras se escucha una música suave y relajante.
  • Cada uno traerá, si es posible, el Nuevo Testamento.
  • En lugar destacado y visible habrá un poster con uno de estos símbolos: Jesús, con aspecto juvenil o una luz de vela, que evoque el cirio pascual. Esta vela o Cirio pascual deberá estar encendida y colocada en el centro del círculo
  • El que preside la celebración traerá unos textos de puedan ayudar a la reflexión o revisión de vida de los participantes. Durante las confesiones se leerán en alto, despacio, reflexivamente, algunos de estos textos, bien escogidos los lectores…
  • En el centro del círculo habra también dos paneles (Cartulinas o papel continuo) con rotuladores. En uno de los paneles estará escrito: Lo que quiero destruir y en el otro, Lo que quiero construir…

 2.- Celebración de la palabra.

 a) Ambientación.

Aprovechando el guion que nos  haya preparado el profe o persona responsable de la pastoral del grupo, tendremos en cuenta las siguientes líneas motrices:

Jesús, un amigo exigente.

  • Él es siempre un amigo de verdad, que entiende de debilidades y claudicaciones; es compasivo y misericordioso, pero no entiende de componendas ni de medias tintas…
  • Para él, no vale todo, el que quiera seguirle de verdad ha de estar dispuesto a renunciarse a sí mismo, tomar su cruz (las cargas y deberes de cada día) y seguirle con fidelidad inquebrantable…
  • Incluso hay que repartir los propios bienes (tiempo, aficiones, apegos…) para entregarlos al servicio de los demás…
  • Hay que estar dispuesto hasta dar la propia vida, como Él hizo por nosotros: “nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos…”
  • Esto es difícil para el ser humano, casi imposible, incluso para los jóvenes, pletóricos de vida y energías, pero todo es posible con El: “Mi yugo es suave y mi carga ligera”.
  • Necesitamos pensar en Él, tomarle como referente de nuestra vida… Necesitamos orar, necesitamos del apoyo de grupos que se comprometen por Jesús, modelo del joven que quiere serlo de verdad…
  • No podemos vivir la vida cristiana en solitario: o compartimos nuestra fe con jóvenes que comparten nuestros ideales cristianos o nos engulle la sociedad de consumo y de evasión fácil: adherirse a JMV, grupos de confirmación etc…
  • Hay que dejar claro que la recepción del sacramente de la reconciliación es sólo una parte del proceso de conversión que nos lleva a la casa del Padre. Insistir  y estimularles a aprovechar esta oportunidad que se les ofrece. de reconciliarse sacramentalmente, pero que, aunque uno no se confiese en este acto, deben pensar muy seriamente en este proceso de conversión que  Dios y Jesús mismo le están exigiendo, para mantenerse fieles a una amistad con él que no debe detenerse ni  interrumpirse…
  • Este proceso de conversión, que dura toda la vida, hay que actualizarlo e intensificarlo de vez en cuando, buscando unos tiempos fuertes adecuados, que la liturgia y el propio ritmo de vida nos ofrecen…

b) Lecturas recomendables.

  • Las bienaventuranzas (Mt. 5, 1-12).
  • Sois la luz del mundo ( Mt. 5, 14-16)
  • Venid a mi todos los que estáis fatigados (Mt.11, 25-30).
  • Los talentos recibidos (Mt.25, 14-30)
  • Servir a los necesitados es amar a Cristo (25, 31-46)
  • Parábola del Sembrador (Mc.4, 1-20)
  • El compromiso exige renuncia: el que quiera venir en pos de mí… (Mc.8,34-38)
  • El primero, el más importante y único mandamiento es amar a Dios y al prójimo Mc.12.28-34)
  • El Samaritano (Lc.10, 25-37)
  • El Hijo Pródigo (Lc. 15, 1-32).
  • El mandamiento nuevo…: en esto conocerán que sois mis discípulos (Jn. 13,34-35)
  • Seréis mis amigos si hacéis lo que yo os digo… No hay amor más grande que el que da la vida por los amigos… No me elegisteis vosotros a mí, sino que soy yo quien os elegí a vosotros… (Jn, 15, 12-16).

Comentario breve sobre algunos de esos textos

c) Examen de conciencia.

  • Tiene que ser breve e incisivo, yendo directamente a las cosas que afectan a los adolescentes de esta edad, insistiendo en lo que pueda provocarles al interrogante fuerte y a la generosidad… Estas son preguntas posibles:
  • Quien es Dios para mí; que pinta Jesús en mi vida; si te preguntan en la calle quien es Jesús para ti, tú que responderías…
  • Crees realmente, o eso de creer de verdad es un slogan del pasado, o un objeto del baúl de los recuerdos..
  • En qué Dios crees: en el tontorrón que lo tolera todo; en el que te permite jugar al escondite de tu egoísmo y vaciedad; en el que se conforma con cualquier cosa…
  • Como es tu relación con Dios, con Jesús; cuanto tiempo le dedicas al día, a la semana, al mes…, a hablar con ellos (rezar), a conocerlos… (leer el NT o libros de formación cristiana)
  • Como es tu relación con tus padres, con tus profesores, con tus amigos…; que esperan de ti estas personas que te quieren y buscan tu bien…; como respondes a sus expectativas sobre ti…
  • Que son para ti los mandamientos: un código anticuado del pasado o algo que puede ayudarte a realizar tú mejor yo; crees que el control de tu afectividad y de tu sexualidad es un potencial enorme, que tienes que mantener intacto para poder realizar compromisos serios de entrega y de responsabilidad en el  futuro… Sabes que Dios habita en lo profundo del corazón de la persona que se mantiene fiel a Él en todo…
  • Que es lo que menos te gusta de ti mismo… Hasta qué punto estas dispuesto a comprometerte para realizar tu mejor yo…. Intenta elaborar un compromiso de vida
  • y no te olvides que necesitas pertenecer a un grupo que piense en  cristiano  como tú….; controla tus amistades: “Dime con quién andas y te diré quién eres…”

De ahora en adelante, quiero mejorar en las siguientes cosas que me parecen más importantes…

d) Peticiones de Perdón y el “Yo confieso” o el “Señor mío, Jesucristo”

  • Dios amigo, Padre de bondad, te pedimos perdón por nuestros olvidos de ti, porque te tenemos arrinconado, porque no te conocemos…
  • Respuesta: perdón. Señor, perdón.
  • Te pedimos perdón porque vivimos a nuestro aire, despreocupados de los demás, de nuestros padres, profesores y amigos, de los que carecen de casi todo… R/
  • Jesús, amigo de siempre, que lo diste todo por nosotros, te pedimos perdón porque no estás en nuestra mente ni en nuestro corazón, porque tú no eres para nosotros la fuerza motriz que estimula nuestros quereres, pensares y R/
  • Sabemos que tenemos en nuestras manos lo necesario para construir nuestro futuro: familia, educadores, sacerdotes, colegios, libros, tiempo, tu palabra y tu
  • presencia entre nosotros, perdónanos por no valorar ni aprovechar estos medios que  tú nos regalas día a día… R/
  • Tú estás en lo más profundo de nuestros ser, con tu presencia alentadora, con tu gracia, perdónanos por profanar nuestro templo interior, tu vida en nosotros… R/

Se pueden añadir algunas espontaneas de los participantes.

Posible conclusión de las peticiones:

Por todas estas faltas y otras muchas que Dios sabe, pedimos perdón todos juntos a nuestro Padre Dios. Y todos rezan “Yo confieso…” o “Señor mío Jesucristo…”

3.- Recepción del sacramento.

Advertencias o anotaciones antes de ir al sacerdote.

  • Tradicionalmente se comienza la confesión así: “Ave María Purísima” o “Bendígame, Padre porque he pecado” A esta edad les va mejor decir “Buenos días o buenas tardes”, lo cual es aceptable…
  • Es importante que manifiesten, después, el tiempo que ha trascurrido desde la última confesión, de su práctica religiosa habitual, para darse cuenta de la lejanía de la práctica religiosa y poder orientarles en esa dirección…Después se continúa: “Estas son mis faltas o pecados principales en todo este tiempo… Hay que ayudarles a centrarse en las 3-5 principales..
  • En casos particulares en que el adolescente necesita un apoyo u orientación especial se le anima aponerse en contacto con alguna persona de su confianza, madura y de garantía, que pueda ayudarle…; en último término se le ofrece la posibilidad de hablar con  él, personalmente  y sin prisas, en otro  momento adecuado…
  • Hay que orientarles a que digan al final: “Me arrepiento de estas y de todas las faltas y  pecados de mi vida y prometo esforzarme para mejorar mi vida de ahora en adelante…

A) Orientaciones para poner la penitencia.

  • El sacerdote tendrá buen cuidado en resaltar la bondad Dios, que sigue siendo nuestro mejor amigo, y nos perdona todo, si nosotros nos dejamos querer por Él: porque es nuestro mejor amigo, es exigente como nadie, quiere lo mejor para sus amigos…
  • Por eso hemos de corresponder a su amistad, como nadie, tratándose del mejor de los amigos.
  • La penitencia, que se enfocará desde la gratitud y el compromiso de vida, deberá orientarse hacia conocer más y mejor a Jesús, hacia el cambio de actitudes de vida,
  • hacia un compromiso serio que nos implique hacia la pertenencia a algún grupo de reflexión y oración: JMV etc.

Advertencias previas antes de ir a confesarse individualmente.

  • Uno o dos profesores o responsables controlarán el silencio de la sala o iglesia donde se tiene la celebración.
  • Organizarán a los que quieran confesarse, de tal modo que no haya espacios vacíos, es decir, sacerdotes sin gente, mientras otros tienen cola, respetando siempre la opción preferencial del confesor.
  • Ayudarán a los participantes a que trabajen individualmente en la elaboración de alguna de las dinámicas que se citan a continuación.
  • De acuerdo con el que preside la celebración a la hora de elegir la música ambiental controlaran su uso durante las confesiones; será relajante, que invite a la oración, y se pondrá muy baja, apenas perceptible…

4.-Dinámicas aconsejables, mientras  los participantes se acercan a los sacerdotes.

  • Cada uno evoca pasajes del evangelio que le han hecho mella alguna vez; escribe el recuerdo de esos pasajes en un folio.
  • Intentan recordar lo mejor que les ha pasado en su vida y lo cuentan como una historia vivida, en un folio. También puedan relatar la historia de una amistad noble, que le ha ayudado en su vida.
  • Se invita a transcribir a sendos paneles de cartulina o de papel continuo, previamente colocados en el suelo, lo que quieren destruir y construir en su vida. Se puede hacer con frases o con dibujos o viñetas…
  • Escriben un proyecto de vida a partir de la idea de construir una nueva relación de amistad con Jesús. La redacción podría empezar así: “Amigo, Jesús, a partir de ahora…
  • Escuchan o leen algún texto de reflexión que les invite a sincerarse consigo mismos y a ponerse en camino hacia otras metas…
  • Si la calidad del grupo lo permite y las circunstancias son adecuadas, también se puede dar la opción de ir a hablar personalmente con alguien, sea compañero o profesor, con el fin de reconciliarse con él/ella.
  • Diseñar un posible grupo de jóvenes de compromiso cristiano al que le gustaría pertenecer…

5.- Actividades finales de la celebración.

  • Una vez terminada la reconciliación sacramental, puestos en pie, en forma de círculo, con el cirio pascual encendido, y puesto en el centro, se invita a expresar una acción de gracias por la luz recibida en la celebración…
  • Se invita a expresar el deseo de llevar esta misma luz a personas o colectivos que lo están pasando mal, por las razones que sean…
  • Se invita, a los que quieran, a leer el compromiso de vida que han formulado durante la celebración o a leer algunas frases que han escrito…
  • Se puede invitar también a expresar algunos sentimientos que han experimentado durante la celebración.
  • Se puede invitar también a pedirse perdón mutuamente, a solas, dentro del recinto de la celebración, con absoluta libertad…
  • Se les estimula a pedir perdón a los padres cuando vuelvan a casa; a los profes, en la primera ocasión que tengan…
  • Finalmente se agarran de la mano y rezan despacio el Padre Nuestro tratando de profundiza en el sentido íntimo, de ternura, de esta oración…
  • Y se dan el abrazo de paz, con preferencia hacia aquellos con los que han eneido recientemente algún encontronano….
  • Se puede terminar con un canto que exprese un deseo de mejorar sus actitudes.

El máximo de duración la celebración no ha  de exceder nunca más de una hora, más bien entre 45-50 minutos, desde el momento exacto del comienzo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Entradas recientes

Comentarios recientes

Calendario

julio 2018
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos