Menú

Sor Adelina, desde Uruguay

Sor Adelina, desde Uruguay

Digital StillCameraYa conocemos a Sor Adelina Gurpegui, una de esas Hijas de la Caridad incombustibles, con las botas siempre puestas, disponible a ir al servicio del pobre, de oriente a occidente, allá donde la Providencia y los Superiores le indiquen. La conocimos en Teruel por los años 90, sirviendo a los ancianos con carencias extremas. Todavía le quedaba tiempo entonces para hacer sus escarceos pastorales por la sierra de Teruel y para confeccionar chandals para sus jóvenes… Venía entonces de Haiti, donde había dado la cara denunciando abusos de instituciones y autoridades corruptas…

De Teruel voló a Bolivia para dedicarse de nuevo a lo suyo y a los suyos, los más pobres de entre los pobres. Su entrega creativa la llevó a tomar parte principal en la creación de la “Fundación Solidaridad”, que, con el tempo, mereció la atención el gobierno de Navarra, que la distinguió con mención especial a la hora de conceder el premio más importante de la Comunidad Foral: Premio Príncipe de Viana de la Concordia.

Inmersa gozosamente en el servicio integral de sus pobres en Bolivia, no dudó en ir al lado de su madre, para cuidarla en su ancianidad, porque una madre, se lo merece todo, según su propia expresión. Viviendo con los suyos, en su Navarra natal, constató, con pena, que los bienes y progresos materiales no siempre van acompañados de procesos de regeneración y madurez humana, sino más bien de decadencia en valores superiores… ¡Que ha pasado en nuestra tierra en pocos años…! me insinuó alguna vez.

Y, en cuanto tuvo la ocasión, voló de nuevo junto a sus pobres, allá donde la Providencia y sus Superiores le señalaban, sin importarle los años, que también pasan para ella, ni las dificultades y estrecheces…. Esta vez nos la encontramos en Uruguay… ¿Qué importan los lugares y las distancias? Lo importante para una Hija de la Caridad, de hoy y de siempre, es encontrar a Cristo en el pobre, allá donde esté, como muy bien aprendieron del gran profeta moderno de los pobres, Vicente de Paúl.

Aquí os dejo con ella. Que ella misma nos cuente su nueva página de entrega generosa y humilde… Leed entre líneas la riqueza interior y la disponibilidad incondicional al servicio de esas abuelas de una residencia perdida en el horizonte lejano de Uruguay…

Félix Villafranca

DESDE EL HOGAR DE ANCIANOS DE TACUAREMBÓ (URUGUAY)

Siempre me ha gustado compartir las experiencias misioneras. En mis tiempos jóvenes las leía con entusiasmo, así como los libros de misioneros. Mucho tiempo ha pasado desde entonces. Con mis 70 años, y a punto de hacer las bodas de oro vocacionales, y con el gran cambio, en todos los sentidos, ocurrido en esta época, no sé a quién interesará mi carta. Con el correr del tiempo nosotros también vamos cambiando; procuramos adaptarnos a las diversas circunstancias, países y trabajos… Además una se va desprendiendo, material y vivencialmente, hasta quedar con lo esencial, sin lastre: “ligera de equipaje”, fácil de volar y hallar tu hueco, allá donde el Espíritu, por medio de los Superiores, vaya soplando. A veces, en lugares muy novelescos, otras cosas veces, en situaciones muy sencillas de asumir. No importa, aquí y allí seremos juzgados por el AMOR.

Esta vez el Espíritu sopló fuerte y llegué hasta una lomita, a las afueras de la ciudad de Tacuarembó, a un Hogar de Ancianos, necesitados de cuidados y de cariño. No llegan a 40, porque estos meses han muerto varios. A mi llegada, me hubiese gustado cambiar “casi todo”, tan viejo y feo lo veía. Mejor hacer un museo, o una tienda de antigüedades y renovar, renovar… Las personas, mayores y muy deterioradas; el mobiliario, las costumbres…, todos los trastos viejos que van donando las buenas personas de la ciudad… Como no podía hacer gran cosa, decidí empezar por RENOVARME YO MISMA un poco; y, ¡a trabajar, que AQUÍ hay tajo..!.

Vamos a considerar lo que tenemos, no lo que nos falta: tengo Hermanas, abuelos y, sobre todo, tengo al SEÑOR, el mismo que en todas las misiones por las que he pasado… Pues, ¡adelante!: “Quien a Dios tiene nada le falta”.

Por tener, tenemos hasta “computadoras”; la única a la que tengo acceso tarda tanto en aparecer la imagen que ya mi paciencia se agotó… Lo peor es que también mi tiempo… No tiene voz mi pobre computadora, así que nada de mandar Powers complicados…, ni con músicas… El Internet lo tendremos cuando se pueda…

¿Mi primer trabajo? Pensé empezar por lo más fácil y corriente: limpiar W.C., cortar uñas, lavar la vajilla…(y otras cosas que no digo). También, cuando necesitan, llevar a los abuelos al Hospital o a donde se necesite (aunque todavía no he conseguido el carnet de conducir uruguayo). Hay mucha ropa para coser.

A los pocos días de llegar quedamos solas dos Hermanas: yo misma y mi compañera, que, a sus 75 años, es como una ardilla que trabaja sin parar…

Empezamos a rebuscar entre los trastos de la “casa vieja” , y encontramos hasta 10 máquinas de coser; la primera que arreglamos saltaba puntos…, ¡pero ya cosía! A otra se le caía el prensatelas…Ninguna tenía bobinas (aquí, canillas se llama a los grifos)… Pero, cambiando piezas…, ¡ya tenemos 4 en marcha!. He cosido bastantes pañales y ”zaleyas”, arreglado pijamas, ropa etc.

Y así vamos, poco a poco. De S. Sebastián, nos van a ayudar a hacer un tendedero para la ropa, cubierto, ya que aquí llueve mucho, y hay que lavar sin cesar, día y noche¨… La mayoría de los ancianos son incontinentes. Algunos amigos me van a ayudar para comprar 4 camas geriátricas manuales al menos para la enfermería… Puede apuntarse quien quiera al concurso de donativos. A ver quien llega antes…

Y como la hora de descanso ya pasó, me voy a repartir la merienda… Otro día continúo con mis historias de cada día… ¡Que extraordinario!, ya ves, donde quieras, se puede ser misioner@.

Un abrazo y feliz año.

Sor Adelina Gurpegui

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Comentarios recientes

Calendario

octubre 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos