Menú

En recuerdo agradecido a las Hijas de la Caridad, en el día de su Renovación

En recuerdo agradecido a las Hijas de la Caridad, en el día de su Renovación

Hay ideas que, aunque nazcan con retraso, siempre llegan a tiempo de ser proclamadas y dinamizadas. Esta es una de ellas.

El día 8 de este mes se celebró, a bombo y platillo, el día de la mujer. También en Albacete. Sin votaciones primarias ni secundarias, pero, con buen sentido, se distinguió, por aclamación popular, a las mujeres de la comunidad albaceteña que, durante el año anterior, habían hecho gala de su sensibilidad femenina y de sus otras muchas dotes, en servicio de los demás, de las mil y una formas de la cultura, de la atención al necesitado, de su entrega sin reservas a los demás…

Y allí estaban las Hijas de la Caridad de Albacete, en sus dos Comunidades de la Milagrosa y del colegio de la inmaculada.

Su pequeña historia, humilde, sencilla, callada… representa tantas historias desconocidas o ignoradas de tantas Hijas de la Caridad repartidas a lo largo y a lo ancho de nuestra geografía, y del ancho mundo. Es bueno proclamar la gloria del Señor a través de la Familia Vicenciana, a las que ellas representan con distinción de servidoras, todo terreno, en el que se mueven los pobres de hoy y de siempre. Ningún día tan señalado para alegrarnos con ellas que este gran día de su renovación…

Ellas mismas nos cuentan sus secretos de servicio a los humildes por estas tierras manchegas. Este es su propio relato leído por la presentadora del acto, y aplaudido largamente  por la numerosa concurrencia de la Sala de la Cultura del ayuntamiento:

Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Albacete.

La Compañía de las Hijas de la Caridad fue fundada en París por San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac en 1633, con el fin de servir a Jesucristo en la persona de los Pobres viviendo en comunidad de vida  fraterna. Desde sus inicios han encarnado la inspiración de sus fundadores que las invitaba a descubrir y dar respuesta eficaz a las personas en cualquier situación de desigualdad y exclusión. Este propósito las ha llevado a aceptar y transformar con creatividad y audacia multitud de servicios.  Se proponen acoger a cada persona y ayudarla y contribuir a garantizar sus derechos básicos y la igualdad de oportunidades para su participación plena en la sociedad.

La llegada de las primeras hermanas a Albacete tiene lugar en 1830 para atender a mujeres y niños en la Casa Cuna y Maternidad. La adaptación a la realidad cambiante hace que este servicio se traslade en 1956 y pase a ser Colegio Provincial “Hogar Virgen Milagrosa” en el seno del cual se creará en 1968 una Escuela para niñas sordo mudas. El centro de primera acogida Arco iris dará continuidad a la atención de niños bajo protección hasta el año 2002.

En 1864 son llamadas al Hospital San Julián. No sólo atendieron los servicios del Hospital sino que también prestaron cuidados a domicilio y en 1972 participaron en la creación de la Escuela de enfermería continuando en la docencia hasta 1983.

Una apremiante necesidad trae nuevas hermanas en 1866 para atender la Casa de Misericordia que reunía, como era habitual en la época, múltiples perfiles: enfermos mentales, discapacitados, niños huérfanos, mujer vulnerable, etc. Esta obra también tiene su proceso de adaptación y esta evolución en los servicios propicia su cambio de nombre siendo hoy la Residencia Asistida San Vicente de Paul.

La presencia de Hijas de la Caridad se incrementa en 1923 con la atención gratuita a niños y niñas en el Colegio María Inmaculada que conocerá distintas ubicaciones y adaptaciones en función del número de alumnos y de las legislaciones en materia educativa.

Otros niños en situación de desamparo serán acogidos y cuidados en el Albergue de Nuestra Señora de los Desamparados a partir de 1950 que sufre traslado a un edificio mejor adaptado a sus necesidades en 1959 y en 1964 pasa a llamarse “Casa del Niño”, en 1973 será llamado San Raimundo y finalmente Alborada.

La fundación más reciente en Albacete tuvo lugar en 1987 en el Barrio La Milagrosa con la Obra Social Margarita Naseau que aborda la compleja realidad de niños, adolescentes y familias que allí habitaban.

En la actualidad las Hijas de la Caridad siguen presentes en dos comunidades:

Colegio María Inmaculada donde trabajan por hacer posible la “civilización del Amor” desde una educación creadora de justicia.

Obra Social Margarita Naseau donde llevan a cabo una labor socioeducativa y de promoción social en el barrio desde los siguientes proyectos: ALCA, Taller Mujer-joven, Apoyo socioeducativo a la Infancia y Acogida de inmigrantes.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Calendario

noviembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Archivos