Menú

Testimonios sobre el covid-19: Alberto y Paula

Testimonios sobre el covid-19: Alberto y Paula

Prólogo

Alberto y Paula son un matrimonio joven, recientemente casados, fuertemente comprometido con su fe. Ambos colaboran en su parroquia en la medida en la que pueden; y tienen a gala manifestar su fe en los círculos en los que se mueven. Alberto es médico cardiólogo en el Hospital General Universitario de Albacete (España). Su privilegiada posición en el hospital le proporciona una ocasión inmejorable para tratar con toda clase de personas, a las que atiende siempre con mimo especial.  Soy testigo directo de este hecho. No desaprovecha la ocasión para poner en contacto a sus enfermos con el sacerdote, cuando la gravedad de la enfermedad lo aconseja así.   

Preguntas a las que responden:

  1. ¿Cómo ha cambiado vuestra vida la pandemia?
  2. Dificultades o sentimientos.
  3. Aspectos positivos personales y de familia.
  4. Cómo se ha enriquecido vuestra fe en la pandemia.
  5. ¿Qué he hecho por los demás en la pandemia?

6.- Lecciones de vida de cara al futuro

Responde Paula, en nombre de los dos:

Mi vida cambió completamente. Se trastocaron todos los planes, grandes y pequeños. Todas las rutinas. Me quedé en casa sin salir para nada y, al ser mi marido médico y trabajar en el hospital, la preocupación por él y por todo lo que sucedía afectaba mucho a mi día a día. Además, vivimos en la distancia el ingreso en un hospital de mi suegro, por covid-19; la muerte del abuelo de mi marido, también en la distancia, así como de varios amigos, sin poder despedirlos… ha sido muy doloroso.

Tuve sentimientos de impotencia, al ver la poquísima protección que tenían los sanitarios y la preocupación de que mi marido se contagiara; angustia por los seres queridos y por él, y mucha tristeza por todos los que se iban, conocidos y desconocidos, en estas circunstancias. Ha habido noches muy duras.

Dentro de los días difíciles, hemos intentado descansar el uno en el otro, buscar motivos de alegría y estrechar el contacto con el resto de la familia, hablando muy a menudo.

Esta pandemia me ha puesto al límite de mis límites. He experimentado mi fragilidad y pequeñez como nunca, lo que me ha hecho tener una confianza más pura y ciega en el Señor. A pesar de no poder recibir los sacramentos, hemos percibido a Dios y a su Madre muy cerca de nosotros y nos hemos sabido sostenidos por Ellos. Hemos confirmado que “todo es gracia”. Nos hemos sentido en comunión con toda la Iglesia a pesar de no salir de casa.

Sobre todo, rezar, especialmente el rosario. Me impuse una rutina mañana y tarde para rezarlo varias veces y tener presentes todas las necesidades e intenciones que me llegaban. También he estado pendiente con el móvil de las personas que solicitaban nuestra ayuda o atención o querían simplemente hablar.

Dios camina con nosotros, no estamos solos, y siempre tiene la última palabra. Me he repetido mucho, y se la he repetido a mucha gente, la frase de san Juan Pablo II “Dios siempre puede más”. Sin Él no podemos hacer nada. Quiero confiar y abandonarme cada día más en Él. Me siento también más libre porque este tiempo ha significado también una poda de cosas superfluas y una mirada aún más profunda a lo esencial.

Paula Martínez y Alberto Gómez

 

1 comentario

  1. Anónimo

    En esta pandemia con mis circunstancias me siento totalmente identificada con este testimonio. En la soledad y el sufrimiento, Donde nadie podía echarme una mano, viendo el sufrimiento de mi marido. (Salimos del hospital deprisa y corriendo y él aún no andaba) con el miedo de cada día y cada noche Sólo Dios ha estado a mi lado en cada momento así se lo he pedido y así lo he sentido a El Y la intercesión de Maria que le pedía cada día que nos protegiera con uno de sus rayos y así se lo sigo pidiendo. La misa, la oracion y mi confianza puesta totalmente en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos