Menú

Vivir la naturaleza en verano

Vivir la naturaleza en verano

Un milagro permanente, al alcance de todos

Era todavía un niño de pocos años, hacia los doce, cuanto tuve el primer shock de admiración al encontrarme de frente con la inmensidad del mar. Fui con mis padres a visitar a unos parientes de Bilbao. Ellos nos llevaron, con toda la naturalidad del mundo, a ver el mar cantábrico, pensando, con razón, que, viviendo nosotros tierra adentro, nos sorprendería. Y no se equivocaron, aunque, tal vez, no se dieron cuenta hasta qué punto me iba a impactar a mí, de tan solo 12 años, esa visión. Os confieso que todavía no se ha borrado de mi retina ese primer impacto del misterio de lo que no puedes abarcar ni explicar. Me quedé como extasiado, y tuvieron que llamarme varias veces antes de que dejara de contemplar los barcos que se perdían de mi vista, a medida que se alejaban de la costa.

Años más tarde, dejé el norte, concretamente Limpias (Santander), donde había vivido dos años envuelto en las neblinas y nubarrones típìcos del lugar; y fui a Madrid, a continuar mis estudios de Filosofía como seminarista paúl, en el esplendor del otoño madrileño, Septiembre, con sus noches estrelladas y brisas suaves y azuladas. Fue otra pasada de admiración y de contemplación. Jamás había visto algo parecido. Así que, impulsado por mi romanticismo juvenil, solía quedarme, hasta bien entrada la noche, contemplando a través de la ventana abierta, aquel espectáculo de luz y de color, robando tiempo al sueño que apremiaba.

A lo largo de mis años dedicado a la pastoral juvenil, he tenido mil ocasiones de fundirme en la contemplación del misterio de la naturaleza. En las pascuas juveniles, el Sábado Santo, teníamos todo un día dedicada a la contemplación; lo llamábamos día de “Desierto”. Ese día se practicaban varías dinámicas orientadas a descubrir el misterio de Dios envuelto en el ropaje de la naturaleza. Se hacían varios grupos de observación, mejor, de búsqueda del misterio de naturaleza: unos tenían que descubrir los distintos sonidos de animales que se percibían en el entorno; otros tenían que tomar nota de los distintos colores y ruidos; otros, de los distintos tonos de luminosidad… En la mayoría de los casos, volvían admirados. Nunca antes se habían dado cuenta de la inmensa riqueza de la naturaleza.

Dios también se manifiesta en los elementos incontrolables

También he sentido miedo ante fuerza desbordada de los elementos del cosmos, en una exhibición de la naturaleza desatada: el viento huracanado que se llevaba todo por delante; las lluvias torrenciales devastadoras; el fuego devorador y destructor; los truenos y relámpagos acompañados de granizo, mientras los hombres del campo lloraban las pérdidas de sus cosechas, apunto de la siega o de ser recogidas las frutas y hortalizas para ser llevadas al mercado. Y me he acurrucado en el cuarto, con la cabeza entre las manos; y he rezado, también he llorado con los míos, sin comprender del todo los misterios de Dios y de su creación esplendorosa. A través de todos estos acontecimientos que se escapan a mi débil capacidad de comprensión, al final, he visto la mano de Dios que me acariciaba y me decía dulcemente: Yo estoy ahí, esperando tu respuesta de colaboración a mis designios. No temas: cuento contigo para completar juntos los designios de la creación.

Poco a poco, a lo largo de mi vida, me he ido concienciando del tesoro inagotable que Dios ha puesto en nuestras manos, no solo para que lo admiremos y contemplemos, sino también, y sobre todo, para que lo cuidemos y lo enriquezcamos como patrimonio común, con nuestra ciencia y nuestra investigación continua.

Invitación a cuidar la naturaleza, nuestra casa común

La publicación de la encíclica “Laudato si” del papa Francisco es un clamor en este sentido, Haríamos bien en tomárnoslo muy en serio. Si no lo hacemos así, pronto pagaremos todos las consecuencias, si es que este proceso no ha comenzado ya.

¡Qué tiempo tan propicio el verano, camino del otoño suave, para contemplar este milagro permanente de la naturaleza, para concienciarnos de nuestra responsabilidad y comprometernos seriamente en su conservación y enriquecimiento!

Superemos los esnobismos multitudinarios de las playas y las movidas veraniegas para dedicar más tiempo a empaparnos del misterio de Dios en la naturaleza exuberante del verano-otoño. ¿Y por qué no vamos a tener arrestos para leer despacio ese documento rompedor del papa sobre la naturaleza y la creación, patrimonio común de la humanidad? Vamos a intentarlo; hagamos cuidadosamente la distribución de los tiempos que nos quedan de este verano-otoño, e incluyamos un tiempo para la lectura de este documento precioso de nuestro papa Francisco.

Merece la pena empaparse del mensaje de este video que os adjunto.

Transcribo aquí los testimonios del texto, pero es aconsejable ver en el ordenador el power-point que lo acompaña.

Acariciando la naturaleza.

  • “La naturaleza no hace nada incompleto, ni nada en vano”. Aristóteles.
  • “Adopta el ritmo de la naturaleza; su secreto es la paciencia” Ralf Wilson Emerson.
  • “La naturaleza siempre lleva los colores del espíritu” Ralph Waldo Emerson
  • “Podemos desafiar las leyes humanas, pero no podemos resistir las naturales” Julio Verne
  • “Si realmente amas a la naturaleza, encontrarás la belleza en todas partes.” Van Gogh
  • “El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza” Leonardo da Vinci.
  • “La naturaleza no es un lujo, sino una necesidad del espíritu humano, tan vital como el agua o el buen pan” Eduard Abbey.
  • “Elige solo una maestra…, la naturaleza.” Rembrandt
  • “Escucha la naturaleza, ama la naturaleza, acércate a la naturaleza: nunca te fallará” Frak Lloyd Wright
  • “En todas las cosas de la naturaleza hay algo de lo maravilloso.” Aristóteles
  • “El buen hombre es el amigo de todos los seres vivos.” Gandhi
  • “La poesía de la tierra nunca ha muerto.” John Keats
  • “La naturaleza sostiene la vida universal de todos los seres.” Dalai Lama.
  • “Los árboles que tardan en crecer llevan la mejor fruta.” Moliere
  • “La riqueza que alcanzo viene de la naturaleza, fuente de mi inspiración.” Claude Monet
  • “Mira profundamente en la naturaleza y entonces comprenderás todo mejor.” Albert Einstein
  • “En la naturaleza está la preservación del mundo.” Henry David Toreau.
  • “La naturaleza nunca se apresura. Átomo por átomo, poco a poco logra su trabajo.” Raph Waldo Emerson.
  • “La naturaleza es inagotablemente sostenible si cuidamos de ella. Es nuestra responsabilidad universal pasar una tierra sana a las futuras generaciones.” Sylvia Dolson
  • “Entender las leyes de la naturaleza no significa que seamos inmunes a sus operaciones.” David Gerrold
  • “La naturaleza no es un lugar para visitar. Es un hogar.” Gary Snyder.”
  • “En la naturaleza no hay recompensas ni castigos, hay consecuencias.” Robert Green Ingersoll
  • “Prefiero tener rosas en una mesa que diamantes en mi cuello.” Emma Goldman.
  • “En la tierra no hay cielo, pero hay partes de él.” Jules Renard
  • “Olvidar como escaba la tierra y cuidar el suelo es olvidarnos de nosotros mismos.” Gandhi
  • “Nunca la sabiduría dice una cosa y la naturaleza otra.” Juvenal
  • “La naturaleza es el arte de Dios.” Dante Alighieri
  • “Algunas personas caminan bajo la lluvia, otros simplemente se mojan.” Roger Miller
  • “Verde es el color principal del mundo, y a partir del cual surge su hermosura.” Calderón de la Barca
  • “La tierra ofrece lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada hombre, pero no la codicia de cada hombre.” Gandhi
  • “Un pájaro no canta porque tiene una respuesta, canta porque tiene una canción.” Maya Angelou.
  • “En todo paseo con la naturaleza uno recibe mucho más de lo que busca.” John Muir
  • “No he crecido más alto por caminar con los árboles.” Carll Wilson Baker.
  • “La tierra tiene música para todos los que escuchan.” George Santayana
  • “No heredamos la tierra de nuestros ancestros, la tomamos prestada de nuestros hijos.” Proverbio nativo americano.
  • “La tierra es insultada y ofrece las flores como respuesta.” Tagore.
  • “La tierra es donde todos nos encontramos, donde todos tenemos un interés mutuo, es lo único que compartimos.” Lady Bird Johnson.
  • “Siempre hay flores para aquellos que quieren verlas.” Matiss
  • “Hay un libro abierto siempre para todos los ojos, la naturaleza.” Rousseau.
  • “Mantén tu amor hacia la naturaleza, porque es la verdadera forma de mantener el arte más y más.” Van Gogh
  • “Solo podemos dominar la naturaleza si la obedecemos.” Francis Bacon
  • “El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros.” Nietzsche
  • “La naturaleza ha puesto en nuestras mentes un insaciable deseo de ver la verdad.” Cicerón
  •  “Ni hizo naturaleza cosa dificultosa de las que al hombre son necesarias.” Séneca
  • “La naturaleza está a menudo escondida, a veces dominada, raramente extinguida.” Francis Bacon.
  • “El arte nunca puede igualar la riqueza de la naturaleza.” Giacomo Leopardi
  • “La belleza de la naturaleza ha sido una de las grandes inspiraciones en mi vida.” Voltaire.

 

Descarga el Power Point pulsando sobre el icono:

ppt

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos