Menú

Testimonio de gratitud a los colaboradores de Feyda (segunda parte)

Testimonio de gratitud a los colaboradores de Feyda (segunda parte)

Segunda parte: El Olivar y Feyda, un proyecto de claro carácter evangelizador

En orden cronológico debe figurar, en lugar destacado, el grupo de teatro Godspel que marcó un hito, en aquel momento, en la nueva línea de evangelización de la juventud, a través del canto y de los medios escénicos, en sus 35 representaciones al vivo, en otras tantas ciudades de la geografía española. ¡Y el grupo estaba constituido mayoritariamente por jóvenes de 16-20 años! Vinculado al grupo de Godspel, nace el grupo musical “Aintza”, en euskera, “Gloria”, en español, que dio numerosos conciertos y veladas de música religiosa joven.

En este tiempo intermedio (el primer grupo de monitores del norte rebosaba  creatividad y ganas de dar a conocer el Evangelio), nace Ediciones “Fe y Vida” en 1990 (Feyda desglosado), que durante años constituyó una editorial emergente en la publicación de música religiosa y libros de espiritualidad vicenciana… A los que colaboraron en esta nueva aventura y a su creador, desde el anonimato, Francisco Javier Fernández Chento, nuestras más sinceras gracias…

Familias y primeros monitores que se lanzaron a la aventura de iniciar los cursos de inglés de verano, como plataforma de evangelización de la infancia y juventud, en un momento en que esto era totalmente desconocido en la pastoral juvenil de la época. Y desde la primera colonia de verano en Polanco (Santander), en el verano de 1976, en un colegio-internado de las Hijas de la Caridad, la ola de los cursos Feyda de verano se ha expandido hasta alcanzar cifras difíciles de imaginar: aproximadamente 50.000 niños y jóvenes han pasado por estos cursos, dejando huellas de recuerdos, amistades, ilusiones y esperanzas inolvidables en su vidas.

Algunos de estos jóvenes ocupan puestos relevantes en la sociedad, en la cultura y en la evangelización… Hasta en el profesorado de la universidad de Harvard (Estados Unidos), Diego Comín, y en la Presidencia de la pastoral de los hispanos de Estados Unidos, Mar Muñoz, tenemos algunos de nuestros antiguos cursillistas y monitores… Y más importante aún: muchos de estos cursillistas y monitores encontraron en Feyda su media naranja y hoy constituyen familias cristianas estables…

Nuestros monitores ejercieron sus funciones de responsabilidad y de educación en valores cristianos y vicencianos a lo largo y a lo ancho de toda la geografía española; y cruzaron con Feyda las fronteras: Irlanda, Estados Unidos, Canadá, Alemania. Llegamos a tener reconocimiento oficial y sede social permanente en Denver, precisamente en el antiguo seminario teológico vicenciano de Santo Tomás, gracias al buen hacer de Óscar Martínez Lara y Mar Muñoz, que posteriormente fue designada, por el arzobispado de Denver, como primera Presidenta seglar de la pastoral para Hispanos de la archidiócesis y Directora del Instituto de teología pastoral para Hispanos…

Y entre todos los monitores hay que destacar la animación, de inestimable valor, de los delegados pastorales de nuestros centros de inglés de verano; sacerdotes y religiosos de distinta procedencia y ubicación geográfica. Diocesanos: Manuel Antón, Pablo Roda, Jerónimo Beltrán, Fontxo y Paco de Teruel; Patxi Malo, de la diócesis de Madrid; José Antonio Cano, de la diócesis de Murcia. Religiosos: Goyo Revilla, salesiano; Jorge Aretxavaleta, de la Salle; Paúles: Fernando del CastilloMiguel Sánchez AlbaJavier LópezPedro del Castillo; el Provincial de la Provincia de Padres Paúles de Irlanda, Fr. Brian Moore, que no sólo participó en la animación pastoral de nuestro centro de Salamanca, sino que siempre nos apoyó, con decisión firme y entusiasmo, en nuestras proposiciones de cara a la creación de nuevas iniciativas, respecto a cursos de inglés específicos para miembros de la Familia Vicenciana…

Una vez más, los hechos prueban  la intuición de San Vicente: “El amor es creativo hasta el infinito” y supera todas las expectativas humanas. Es como un rio incontenible, que va a dar a la mar y la mar es el infinito para la limitada razón humana.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto