Menú

Mis recuerdos en Feyda – Testimonio de Sor Adelina Gurpegui

Mis recuerdos en Feyda – Testimonio de Sor Adelina Gurpegui

MIS RECUERDOS EN FEYDA

[stextbox id=”alert”]

Nos escribe desde Bolivia sor Adelina, Hija de la Caridad donde las haya, es delgada, pequeña, de apariencia física endeble, pero mujer fuerte, en el estricto sentido bíblico, incansable, generosa y entregada al servicio de los pobres hasta el agotamiento y extenuación. Si hay alguien que sea capaz de enfrentarse a los poderes públicos por defender a los pobres, alli esta sor Adelina en primera fila… si hay que ir, rio arriba, contra corriente, para asistir a un enfermo, alli está sor Adelina montada en la barca, sola, con los remos en ristre… no hay nada que se le ponga por delante si se trata de socorrer a los desheredados, enfermos, ancianos, solitarios de nuestra sociedad…espero que algún día alguien, con solvencia, escriba la entera historia de las locuras evangélicas de sor Adelina…

Cuando la providencia nos puso en contacto, por primera vez en Teruel, alla por los años 85-90, ya se atisbaban estos carismas imnatos de sor Adelina. Su colaboración en las tareas de pastoral y de servicios sociales en los pueblos de la sierra era incondicional. Su entrega a los niños-jóvenes del psiquiatrico de Teruel era digna de admiración…

Ella ha creado la Asociación Solidaridad para dar cobijo y remedio a tantos dramas humanos, encarnados en personas humanas concretas de su entorno. Las penurias y estrecheces son tantas que desbordan hasta a los poderes publicos, que cuentan, a veces, con buena voluntad pero carecen de los recursos mínimos…

La Asociacion Feyda ha solicitado del Gobierno de Navarra la concesión del premio “Pr’incipe de Viana de la concordia” para esta Hija de la Caridad intrépida, navarrica para más señas. Se lo concedan o no, los pobres de todo tipo a los que atiende con cariño maternal ya se lo han concedido a sor Adelina con su gratitud y su reconocimiento. Feyda hace votos de seguir apoyando, por todos los medios a su alcance, la gigantesca obra social y evangelizadora de sor Adelina. Pronto vamos a inaugurar el departamento de acción social de la Fundación Feyda. Desde este nuevo departamento canalizaremos nuestras ayudas a la obra-fundacion de sor Adelina en Bolivia. Contamos, ya dede ahora, con el apoyo de nuestros clientes y colaboradores…

Proximamente daremos a conocer mas en profundidad los campos de acción social que abarca la asociación “solidadaridad” creada y dirigida por sor Adelina.

P. Félix Villafranca

[/stextbox]

 

Querido Félix: solamente el título nos pone de manifiesto que nos vamos haciendo viejos, pero también que va quedando estela para el futuro.

Allá por los años 86-87 y en el acogedor y frío Teruel, intentábamos hacer algo por los niños y jóvenes. Yo trabajaba en el Psiquiátrico, pero nunca abandoné la Pastoral Juvenil, que, al mismo tiempo, me ayudó a superar la brusca salida de mi querido país de Haiti, donde mi trabajo giraba alrededor de ellos.

Félix me invitó a participar en los grupos de tiempo libre y actividades extraescolares que iniciaba en la Parroquia de la Milagrosa. Al mismo tiempo buscaba dar ocupación a la gran casa, antiguo Apostólico y entonces vacía y en deterioro. ¡Con que afán la fuimos limpiando y arreglando…!

Otra de nuestras actividades dominicales fue acompañar a los Padres Paúles a la celebración Eucarística en los pueblos casi abandonados de la sierra turolense: Saldón, Jabaloyas… También allí intentamos crear grupos juveniles, pero todos eran personas mayores ¡Ah!, durante el invierno congelador, aquellos pueblos estaban casi vacíos, pero en verano se llenaban de familias que añoraban su tierrica, montañas y bellos paisajes.

Félix observaba y soñaba. Tenía un buen grupo de “aceitunicas”, cultivadas en su antiguo “Olivar” (lease grupos juveniles), así les llamaban y con ellos evangelizaba los campos más abandonados, organizando los “Campamentos-trabajo de verano”. Me invitó a acompañar al grupo que llegaba a nuestros pueblitos. Fueron experiencias inolvidables, formativas y productivas. Esos jóvenes eran “diferentes”: alegres, incansables, todo-terreno, dispuestos igualmente a catequizar, a pintar y arreglar las sacristías de esas Iglesias destruidas en la guerra para recuperar un espacio donde reunir al escaso pueblo de Dios que quedaba abandonado. Jugaban y hacían teatro con los niños, animaban a los ancianos ¡y que fiesta de despedida con ellos…! Para todo había tiempo y espacio: oración, cantos, trabajo, recreo, cocinar chorizos en las brasas, bajo la lluvia… De aquellos grupos han salido grandes personas y misioneros, como Javi Chento, Mikel Sagastagoitia (entonces uno de aquellos jóvenes y hoy Superior de la comunidad de Paules de la Milagrosa de Pamplona).

Félix, siempre hemos tenido fama de Quijotes y bien ganada, aunque creo es herencia de nuestro incansable misionero y paisano S. Francisco Javier.

Hoy, al cumplir los 35 años de FEYDA, al tiempo de felicitarles, quiero darte las gracias por la oportunidad que me dieron de participar en estos bellos comienzos y de continuar en esta gran familia. FELICIDADES Y ADELANTE!!!.

ECAI-FEYDA

Mi vocación siempre fue misiones “ad gentes” y a ellas volví. Ahora mi destino es Bolivia-Trinidad, pequeña capital del Beni, en el trópico boliviano. Javi Chento nos acompañó un verano. Tuvo que hacer de músico, animador, cura con entierros y bautismos, pero, sobre todo, fue el primer profesor de informática del Beni. Llegó con el primer ordenador donado por FEYDA y una preciosa guitarra que todavía sigue animando las celebraciones por la selva y pampas de Moxos.

Mas tarde fui destinada a un hogar de niños abandonados, de 0 a 6 años: Salomón Klein. Algunos países adoptaban niños de él y recibí algunas solicitudes de España. Nosotras no podíamos inmiscuirnos en las adopciones, bajo el riesgo de ser acusadas de su venta, por extranjeras. Era necesario hacerlo por medio de una Agencia de Adopción, pero no había ninguna de España en Bolivia. Lo expliqué a FEYDA, para quien no hay obstáculos ni imposibles: Déjalo a nuestra cuenta, fue la respuesta. Los trámites en estos países no son nada fáciles, hasta el día de hoy surgen problemas, pero el milagro se realizó y ya son muchos los niños que gozan de maravillosos padres en nuestro país. He sido testigo de la alegría experimentada por tantas parejas, pero sobre todo mi agradecimiento al ver el futuro esperanzador de estos niños que de no ser así, la mayoría terminan en la calle.

Hoy, domingo, dedico unas horas a visitar a mis pacientes del Hospital del Gobierno. Lo hacemos diariamente para llevar las medicinas que necesitan, pagar sus pruebas diagnósticas, hablar con los doctores etc.; pero el domingo es exclusivamente para visitarlos, charlar con ellos y hacerles compañía. Pues bien, en infectología encontré 4 conocidos que viven en las calles con VIH y TB, pero en la plaza y bajo los puentes tengo a varios con osteomielitis,, úlceras, cortes, cuchilladas y fracturas continuas, drogados, sucios, a veces sin apariencia humana. Este hubiese sido el futuro de la mayoría de estos lindos niños, ahora españoles, de no ser adoptados. GRACIAS, ECAI-FEYDA.

Sor Adelina Gurpegui

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Comentarios recientes

Calendario

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Archivos