Menú

Extensión de los cursos Feyda

Extensión de los cursos Feyda

Extensión geográfica nacional

Queda destacado el éxito sorprendente de los cursos Feyda; hay que añadir que no fue un fenómeno localista, sino que abarcó una buena parte de la geografía española. Empezamos en el norte: Santander, Álava, Galicia, por razones prácticas; pero pronto rompimos barreras y nos fuimos a Navarra, Teruel, Zaragoza, Huesca, Burgos, Valladolid, Valencia, Barcelona, Tarragona, Madrid, Salamanca, Ávila.. Llegamos hasta Canarias, Mallorca y Andalucía. No había frontera que no nos atreviésemos a romper. Allá donde nos ofrecían un centro residencial en condiciones de habitabilidad y precios razonables de estancia, allá plantábamos nuestros lares. La circunstancia histórica era propicia, ya que empezaban a vaciarse los internados de menores de antaño, fueran seminarios menores o simples residencias sociales.

Pero, no todos nuestros centros eran internados, pronto nos dimos cuenta de que también era una necesidad complacer a los colegios que solicitaban sólo las clases de inglés de la mañana. Nos costó aceptar esta opción, porque suponía pasar por alto nuestra finalidad primera de educación en valores, pero, al final, aceptamos, teniendo en cuenta que muchos de aquellos niños de externado podían ser potenciales cursillistas de internado o del extranjero. Otra razón determinante fue que muchos alumnos de externado procedían de clases sociales humildes.

Hubo muchos veranos que mantuvimos 14 centros, incluidos los del extranjero, entre internados y externados, con un total de más de 1.700 alumnos. Cierto que un buen numero repetían año tras año. Y esta es otra de las características de nuestros cursos, que el que venía una vez repetía varios años consecutivos, o discontinuos. Es una prueba fehaciente de que el curso intensivo de inglés había sido un éxito total. Algunos repetían la experiencia hasta la edad en que podían aspirar a ser premonitores, paso previo a constituirse monitores de pleno derecho.

Centros emblemáticos en España.

Hay destacar, prioritariamente, dos centros que llegaron a ser centros de referencia y motor impulsor de todos nuestros centros de inglés de verano en España: Teruel y Murguía (Álava), antiguas apostólicas o seminarios menores de los Paúles.

La Asociación Feyda, una vez constituida legalmente como una Asociación católica, seglar, independiente, de inspiración vicenciana, estaba capacitada para alquilar o comprar centros donde desarrollar sus propias actividades.

Teruel y Murguía fueron los lugares de nuestras preferencias, por razones obvias. Ambos centros llevaban años cerrados, después de haber finiquitado su fin primero de acogida de niños aspirantes al sacerdocio.. Habitaciones, instalaciones y clases estaban muy deterioradas; y darles un uso de acogida, en régimen de internado, para el estudio de inglés era una gran oportunidad para reconstruirlos. La Asociación Feyda hizo con los Paúles de la Provincia canónica de Zaragoza un contrato de alquiler por 10 años, a tiempo completo, durante los cuales, la cuota anual de alquiler se invirtió, en gran parte, en mejora de locales e instalaciones.

Por razones especiales no llego a consumarse el plazo completo de alquiler, pero, el uso dado a estas dos casas durante los 6-8 años que duraron los respectivos contratos hizo posible la inversión de bastantes millones de pesetas, para adecuarlos a las nuevas necesidades crecientes. Durante estos años de contrato, estos dos antiguos seminarios se utilizaron como internados de verano para clases de inglés y, simultáneamente, como centros de convivencias y de espiritualidad para jóvenes y adultos, a lo largo de todo el año. Incluso, la casa de Murguía, sirvió, durante algún tiempo, de centro de acogida de inmigrantes.                    

La extensión geográfica internacional.

1.- Irlanda

Buena era la experiencia de convivir aprendiendo inglés en uno de los centros que contábamos en España, pero el avance de la práctica del idioma en un país de habla inglesa se constituyó pronto en una exigencia apremiante. Tuvimos suerte de conectar con una profesora del colegio de Paúles de Dublin, St.Paul´s, en Raheny. Ella se llama Rosemary Quinn, que, con los años, llegó a ser la fundadora de uno de las instituciones más importantes de la enseñanza del inglés de toda Irlanda. Está institución tiene el nombre de CES (Centre of English Studies) y, en la actualidad, está extendiendo sus redes a medio mundo. Este año precisamente celebra el cuarenta aniversario de sus comienzos, y Feyda ha sido invitada con honores de cliente especial.

El primer curso de inglés en Irlanda lo tuvimos en Julio de 1980, con sólo unos 20 alumnos, que fueron creciendo año tras año hasta llegar a la cifra record de 250, repartidos en cuatro centros diferentes: Dublín, Limerik, Cork y Navan. En Dublín teníamos curso en Julio y Agosto.

2.- Canadá y Estados Unidos

Irlanda se quedó pequeña y dimos el salto, casi simultáneamente, a Canadá y Estados Unidos, aprovechando circunstancias propicias. En Canadá tuvimos dos centros cerca de Toronto, con una experiencia nueva: los cursos que ofrecíamos en Canadá eran de cuatro o de seis semanas.

En Estados Unidos tuvimos cursos en Denver y en Chicago. La Providencia quiso que el centro de Denver fuese el antiguo seminario de Santo Tomás, regentado por los Paúles americanos durante años y que acababa de volver a la Diócesis. En este centro establecimos sede permanente de Feyda, con dos miembros de Feyda residentes en el mismo.

Desde este centro organizamos clases permanentes de inglés para españoles y español para americanos. Pero lo más importante es que nuestros representantes iniciaron un proceso de colaboración pastoral con los hispanos de la diócesis. Mar Muñoz, nuestra representante oficial de primera hora fue nombrada directora del Departamento pastoral para hispanos. Con el tiempo, Mar fue nombrada miembro del equipo nacional de pastoral para hispanos, con sede en Washington.

En honor a la verdad, el intento de mantener un centro permanente de inglés-español en Denver no fue precisamente un éxito, desde el aspecto económico: derrochamos esfuerzo y perdimos bastante dinero, pero, a pesar de todo, considero que fue una experiencia que mereció la pena, por razones distintas de las que nos habíamos planteado. Desde ese centro proporcionamos profesores de español a colegios de prestigio como el Loyola de Denver. Pero, sobre todo, porque los representantes de Feyda colaboraron en la pastoral hispana de alguna parroquia y a nivel de la pastoral general de la diócesis, razones por las cuales llegamos a obtener un Estatuto de legalidad en Estados Unidos.

A través de ese centro permanente establecimos contactos con personas maravillosas que nos apoyaron y animaron en todo momento. Se construyeron puentes de amistad de nuestros representantes con familias y profesores americanos que todavía perduran.

3.- Alemania.

Todavía queda por señalar la incursión de Feyda en Alemania. Fue a través de un colegio de alemán en Bilbao. Tenían contacto con otro colegio alemán de español cerca de Colonia y allá nos embarcamos. Duro solo dos años. Y la razón principal de tan corta duración de la experiencia fue, a mi entender, que los alemanes no están acostumbrados, por lo menos no lo estaban en aquella época, a recibir adolescentes de estas edades en familia. Muy distinto de lo que sucede en países de habla inglesa, habituados desde años a extender su idioma a todo el mundo, lo cual conlleva la necesidad de acoger estudiantes extranjeros de cualquier procedencia.

Conclusión.

Nos queda la enorme satisfacción de haber intentado, por todos los medios a nuestro alcance, dar respuesta a las inquietudes nacientes de familias de buena voluntad que buscaban lo mejor para sus hijos en la difícil etapa de los veranos sin rumbo fijo. Ojala la saga continúe, aunque sea de otra manera.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto