Menú

Estatutos de la Asociación Feyda

Estatutos de la Asociación Feyda

Selecciono sólo algunos artículos de estos Estatutos o Ideario de vida de aquellos jóvenes entusiastas que hablan por sí solos de la seriedad de sus planteamientos de vida cristiana. Están tomados de la edición reformada de los Estatutos de 2004, pero que asumen fundamentalmente los originales del 1991

CAPÍTULO I: DENOMINACIÓN, FINES, DOMICILIO Y ÁMBITO

Artículo 1.

La Asociación Feyda (acrónimo de Fe y Vida) es una Asociación al amparo de la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, y normas complementarias, con personalidad jurídica y plena capacidad de obrar, careciendo de ánimo de lucro. Feyda se constituye como una asociación laical privada, de carácter cultural, social y religioso, inspirada en el espíritu de San Vicente de Paúl. La Asociación se regirá por los presentes Estatutos y por las disposiciones del Derecho Canónico vigentes que le sean aplicables.

Artículo 2.

Esta asociación está constituida por tiempo indefinido.

Artículo 3.

La existencia de esta asociación tiene como fines los siguientes:

Fines Educativos y Culturales:

  • Formar a niños y jóvenes en todos los ámbitos educativos.
  • Fomentar el conocimiento de los idiomas modernos, mediante la organización de actividades, con un plan sistemático, utilizando los medios pedagógicos y técnicos más adecuados.
  • Formar a educadores en el tiempo libre.
  • Fomentar la Educación en valores.
  • Dotar de servicios y apoyo a niños y jóvenes.

Fines Religiosos:

  • Iniciar, profundizar y continuar en la educación cristiana de la infancia, juventud y edad adulta, siguiendo un plan progresivo, adaptado a la edad y a la situación socio-cultural y religiosa de los participantes.
  • Prolongar la acción educativa cristiana, vivida en cualquier actividad de Feyda, mediante convivencias, acampadas, cursos de formación, etc., en los tiempos y lugares que parezcan más adecuados.
  • Celebrar festivamente la fe, en un clima de acogida y de calor humano, y de un modo atrayente a los niños y a los jóvenes.
  • Llenar de sentido, para niños y jóvenes, el tiempo libre, con un proyecto cristiano que intenta ser, a la vez, atractivo, creativo y liberador.
  • Crear Centros de Pastoral Aplicada, en los que se formen agentes seglares de Pastoral, con el asesoramiento de la doble familia vicenciana (Congregación de la Misión e Hijas de la Caridad).
  • Formar agentes seglares de pastoral católica: Voluntarios, Catequistas, responsables de Liturgia, Colaboradores en Misiones Populares y «Ad Gentes», etc.
  • Sensibilizar socialmente a los jóvenes, abriéndoles a un sentido cristiano de la vida y a un compromiso de solidaridad con los problemas humanos.

Fines Sociales:

  • Generar vínculos de amistad entre niños, jóvenes y adultos de distintos ámbitos culturales y geográficos, fomentando valores de respeto y tolerancia, mediante un proyecto estructurado de Educación para el Desarrollo, preferentemente con los más vulnerables.
  • Mediar en la tramitación de adopciones internacionales por familias y personas españolas o residentes en territorio español, cooperando, por un lado, con las autoridades de los países de origen de los menores para los que se está acreditado y, por el otro, con las autoridades estatales y autonómicas del Estado Español, así como participar en la creación y ulterior seguimiento de proyectos de colaboración con organismos públicos de cualquier estado para la defensa y protección de la infancia, velando por el estricto cumplimiento de la legislación aplicable y el principio del bien superior del niño.
  • Destinar recursos humanos y materiales a proyectos de desarrollo en países empobrecidos, prioritariamente a aquéllos gestionados por la familia vicenciana (Congregación de la Misión e Hijas de la Caridad).
  • Atención a las personas inmigrantes que llegan a España, mediante asesoramiento, formación, acogida y apoyo humano.
  • Crear centros de convivencia y de formación, que sirvan de lugar de encuentro y de realización de los objetivos anteriormente mencionados.
  • Fomentar el Voluntariado.
  • Potenciar el turismo social.

Artículo 4.

Para el cumplimiento de estos fines podrán realizarse las siguientes actividades:

  • Gestión y administración de centros educativos escolares, así como de residencias de estudiantes.
  • Gestión y administración de escuelas infantiles, allá donde la demanda social lo aconseje.
  • Gestión y administración de cualquier obra social que facilite o complemente la realización de nuestros fines, tales como: comedores sociales, hospederías, casas rurales, granjas-escuela, centros de espiritualidad, albergues, etc.
  • Realizar actividades educativas en el tiempo libre: colonias de verano, campamentos de idiomas, centros de tiempo libre etc.; abiertas tanto a los socios como a todas las personas que deseen participar en las mismas.
  • Gestión y administración de una Escuela Oficial de Educadores de Tiempo Libre.
  • Cursos de formación, que traten temas de Salud, educación para la Paz, Coeducación, Educación Ambiental, etc.
  • Convivencias y encuentros para niños, jóvenes y adultos, de formación cristiana, a lo largo de todo el año.
  • Realizar actividades informativas y formativas relacionadas con la Adopción Internacional y, en general, todo tipo de actividades encaminadas al conocimiento y la realización de dichas adopciones.
  • Recaudar fondos, tanto de entidades públicas o privadas, estatales e internacionales, para la realización de proyectos en países empobrecidos, y en especial en aquellos con presencia vicenciana (Padres Paúles e Hijas de la Caridad). Asimismo, destinar fondos de la Asociación Feyda a dichos proyectos, así como fomentar el voluntariado y la participación personal en los proyectos que la Asociación Feyda apoye.
  • Cursos de formación para inmigrantes, que les capaciten para integrarse en la sociedad española. Asimismo, acompañamiento y apoyo en su inserción, mediante los medios que se juzguen adecuados, tales como residencias de inmigrantes, asesoría legal, etc. Establecimiento de centros permanentes en los lugares que se consideren más adecuados, donde se puedan realizar establemente todas las actividades de la Asociación, y atender a las personas que en ellas participan.
  • Recaudar fondos y ayudas de organismos y entidades tanto estatales, europeas e internacionales, para la realización de los fines de la Asociación.

Esta edición reformada de nuestros Estatutos recoge con fidelidad el espíritu de los Estatutos originales aprobados en 1991. Solo se añaden algunas cosas que, en este lapso de tiempo, se habían ido incorporando al calendario enorme de actividades, nacidas del impulso creativo incontenible de aquel grupo de jóvenes, animados por un puñado de adultos excepcionales. Ellos, aquellos adultos y aquellos jóvenes, eran en realidad los que empujaban el carro.

En aquellos años. del 2004 en adelate, Feyda funcionaba realmente como una Asociación laical de cristianos comprometidos con un ideal vicenciano de vida.

Más de 100 jóvenes adultos dedicaban el verano a proyectos de evangelización de niños y jóvenes, que eso era, en definitiva, los cursos de verano de inglés Feyda. Aunque el correr del tiempo deteriora todo lo humano, hay experiencias de vida, sobre todo en la infancia y juventud, que marcan para toda la vida. Me consta por experiencia: todavía hay muchos de aquellos monitores y cursillistas, incluso familias enteras, que vibran ante el recuerdo de aquellos veranos inolvidables.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto