Menú

Presentación «Jesucristo, el rocío del cielo»

Presentación «Jesucristo, el rocío del cielo»

Introducción.

Tanto el Antiguo como el nuevo Testamento hablan de la acción de Dios como rocío que da vida y esperanza a la tierra seca y baldía, ahíta del frescor fecundante de humedad, que se hace diminutas gotas de rocío que cae lentamente sobre la tierra y las plantas y sembrados, fecundándolos y preparándolos para dar fruto abundante en primavera.

Nosotros, cada uno de nosotros, es ese campo agrietado de secano, que espera la lluvia temprana del otoño para que la semilla nazca, verdee y llegue a germinar en semillas que den grano abundante y aseguren la cosecha anhelada al tiempo de la recolección.

Otoño y primavera son las estaciones referenciales en las que el labrador mas anhela esa humedad, ese goteo que haga germinar el grano, en otoño, y se haga grano sólido en primavera, que asegure la buena cosecha al final del ciclo.

El Mesías prometido será para el Pueblo de Israel, durante siglos, ese rocío fecundante que hará nuevas todas las cosas, que cambiará definitivamente la suerte del pueblo de Dios, el sino de su historia, que hará de la añoranza, una realidad palpitante de vida: los profetas lo anunciaron así durante siglos.

Nosotros, seguidores de Jesús, sabemos que es en Él en quien se cumplen las profecías largamente anunciadas. Él es el verdadero rocío del cielo, que viene a fecundar la tierra baldía de nuestras vidas. Sin Él somos secano, tierra yerma que no da frutos. Con Él nuestra tierra será fértil y dará mucho fruto: frutos de acogida y solidaridad, de amor y justicia, de generosidad y de entrega, de paz y esperanza en libertad.

Navidad es eso, la esperanza cumplida, la gracia que hace nuevas todas las cosas, que cambia el sino de nuestras vidas. Y el adviento es la siembra, el preparar la tierra, como el buen labrador, el abrir nuestro corazón y nuestra mente a la buena noticia de que Dios se hace uno de nosotros y viene a hacer fecundas nuestras vidas. Solo nos pide que lo recibamos en nuestra casa, en nuestra mente y en nuestro corazón, Abrámosle la puerta, dejémoslo transformar nuestras vidas.

Descarga el Power Point pulsando sobre el icono:

ppt 

Jesucristo, rocío del cielo.
Texto íntegro de la presentación

 La imagen del rocío en el Antiguo Testamento.

El Salvador del mundo aparecerá como el sol naciente y descenderá al seno de la Virgen como el rocío desciende sobre el céspez. Aleluia (Antífona de Adviento)

El rocío de la mañana es una de las más bellas y poéticas expresiones de la Biblia para hacernos entender la acción de Dios sobre el mundo.

Si queremos comprender la imagen del rocío hemos de situarnos en Palestina durante el verano abrasador. El calor es insoportable durante el día. Pero, llega la noche, y, sin que nadie lo vea cómo se forma, cuaja en las hojas de las plantas, en los pétalos de las flores, en las mismas piedras de la montaña.

Las gotas de rocío parecen puñados de perlas esparcidas por doquier. Por el rocío todo se convierte en verdor y frescura que sana la sequedad de la tierra.

Ese Hijo de María lo había engendrado el Padre desde toda la eternidad. ”Yo te he engendrado entre esplendores de santidad, como rocío antes de la aurora” (Salmo, 109,3)

El mundo suspiraba por el Cristo Salvador a través de los profetas.

El mundo suspiraba por Cristo Salvador, y el profeta Isaías pedía a Dios con grito ardoroso: “Cielos, destilad el rocío; derramad al Justo; ábrase la tierra y brote la salvación y con ella germine la Justicia. (Salmo 45, 8)

El mundo suspiraba por el Cristo Salvador y el profeta lo pedía a Dios con un grito ardoroso.

Al venir al mundo se cumplirá lo del profeta Oseas: “Será como el rocío para Israel, que se convertirá en un jardín de lirios, en un paraíso de flores y aromas” (Oseas, 14,6)

Después podemos decir de Jesús con Isaías, cuando el Señor resucite de entre los muertos, en mitad de la noche callada: “Tu rocío es rocío esplendoroso, y la tierra, empapada con él, da luz a los muertos” (26,19)

El Salmo profetizó la obra de este rocío celestial: “Descenderá como rocío, y en sus días florecerá la Justicia y habrá una paz duradera” (Salmo 71,6).,

Nosotros debemos ser como el rocío mañanero para los demás.

A nosotros, conforme al profeta Miqueas, nos compromete a ser también rocío en medio de un mundo necesitado de Cristo: “Y será el resto de Jacob, es decir la Iglesia, el verdadero Israel de Dios, como rocío de Yahvé en medio de los pueblos” (5,6).

Los que recibimos la Eucaristía, el trigo de los campos que se empapó de rocío y ahora se nos hace Pan Celestial…. ¿No vamos a ser rocío vivificador para todos los que nos necesitan?

Señor Jesús tú eres el rocío que necesita la tierra reseca de mi corazón

Los afanes de la vida, el trabajo agotador, la tentación peligrosa, las debilidades de cada día… ¿No son para mí un sol abrasador que me aplasta, que me hace perder muchas veces la esperanza?…

Pero Tú caes sobre mi cada día como rocío vivificante, sobre todo al recibir la Eucaristía…  Y sabes convertirme en jardín de flores y en campo donde germinarán todas las virtudes cristianas.

Señor Jesús, rocío refrescante para la tierra reseca en la que haces florecer y germinar toda virtud, yo te ansío con verdadero afán, a fin de que me conviertas en un jardín delicioso para Dios.

Yo no deseo más que tu gracia, que vale más que la vida, para poder cantar a mi Señor con frescor de amanecer.

Madre María. que, al recibir en tu seno el rocío bajado del cielo quedaste convertida en un paraíso del Espíritu Santo, el cual tuvo en ti todas sus divinas complacencias, haz que yo sepa recibir la Gracia con la docilidad tuya, a fin de que mi corazón, limpio de toda culpa, sea un reflejo de la hermosura de tu Corazón Inmaculado.

Dios nos ama y sabe lo que nos hace falta. Al campo estéril de nuestra alma le envía el rocío refrescante de su Gracia que nos mantiene en perenne verdor.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos

Comentarios recientes