Menú

José, el santo del silencio y de la escucha atenta

José, el santo del silencio y de la escucha atenta

Datos bíblicos

Poco sabemos de él, con los datos que nos da el Nuevo Testamento:

  • Era de la estirpe de David, nacido posiblemente en Belén
  • Era hombre justo, esposo de la Virgen María.
  • Padre putativo de Jesús, a cuyo nacimiento asistió en Belén.
  • Vivió en Nazaret ejerciendo el oficio de carpintero.
  • Acompañó a Jesús en la infancia: Huida a Egipto, Presentación en el templo, visita a Jerusalén a los 12 años.
  • Nada sabemos de su nacimiento ni de su muerte, que tuvo lugar posiblemente antes del comienzo de la vida pública de Jesús.
  • Ejerció la noble tarea de ser custodio del Niño Jesús y protector silencioso de la reputación de su esposa, virgen
  • En los grandes acontecimientos familiares, contra toda costumbre de la época, supo dar el protagonismo a su esposa. El escuchaba en silencio y ejecutaba siempre las insinuaciones de lo alto, atento a las necesidades de la familia.

El Santo, Cimiento.

Podemos llamarlo, de alguna manera, el Santo Cimiento. Los más majestuosos y nobles edificios, catedrales, palacios, monumentos de arte se sostienen y atraen las miradas de todos porque tienen unos cimientos soterrados, ocultos a las miradas curiosas, que mantienen el entramado del edificio.

Los cimientos no se ven, pero están ahí, ocultos en tierra, manteniendo en pie toda la estructura del edifico: éstos son lo que son, precisamente, porque tienen la base sólida, que mantiene esbelta y atrayente la imagen del exterior, que atrae las miradas de todos.

La grandeza de José resplandece por haber sido elegido para ser el soporte de la obra de Dios en su proyecto de salvación de la humanidad. Sin su fidelidad al plan de Dios no se hubiera llevado a cabo este plan, al menos tal como lo conocemos. El hizo posible la vida en familia del Hijo de Dios, lo preparó y le educó para crecer y poder llevar a cabo, llegado el tiempo, su misión salvadora. Y, llegado el momento, aceptó la voluntad de Dios, desapareciendo de la escena principal

Por eso es patrono de la Iglesia universal, de los Seminarios, de un buen número de congregaciones e instituciones eclesiales.

El Santo del silencio y de la escucha atenta.

No hay en todo el evangelio una sola palabra que podamos decir con certeza que fuera pronunciada por José. Sin embargo, no podemos decir de él que fuera un taciturno. Hay otras mil formas de expresión que revelan la identidad de la persona: El semblante apacible, la mirada atenta, la bondad natural, el silencio reflexivo en actitud activa, la disponibilidad para el servicio…

También los sueños pueden ser un medio de expresión que ponen en marcha lo mejor de uno mismo. José es una de esas personas privilegiadas que saben percibir la voluntad de Dios a través de los sueños. Veamos algunos ejemplos:

Ante la duda del misterio de la concepción del niño, José quiere abandonar a su esposa en silencio, antes que denunciarla, según marcaba la le; pero, en medio de su atormentada mente, escucha la voz interior que le dice: “José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte contigo a María, tu mujer porque la criatura que lleva en su seno viene del Espíritu Santo… (Mt. 1, 20).

Igualmente, en la huida a Egipto, José escucha una voz que le dice:

“Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto. Quédate allí hasta nuevo aviso, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.”  (Mt. 2,13)

José, un santo contra corriente.

No siempre el cumplimiento estricto de la ley es lo más perfecto ni lo más acorde con la voluntad de Dios. Por encima de todas las normas y preceptos legales está el respeto y el amor efectivo al otro. Jesús mismo lo declarará bien alto en el evangelio, denunciando la hipocresía de los fariseos, que exigían el cumplimiento estricto de las normas legales por encima del amor al otro.

En este contexto, sorprende la actitud de José ante el embarazo misterioso de su esposa. Según la ley, José debía denunciar a su esposa por supuesto adulterio, pero no queriendo denunciarla, porque era hombre justo, decidió repudiarla en secreto. (Mt.1,19).

Hay otros pasajes en los que José aparece como una persona por encima de los ritos y costumbres de la época. En un tiempo en el que la mujer apenas cuenta para nada, él, consciente de la elección de María en el plan de salvación, le deja toda la iniciativa familiar a ella, en momentos conflictivos. Dos ejemplos claros son la presentación de Jesús en el templo, donde María tiene todo el protagonismo “Una espada atravesará tu corazón” (Lc.2,35); y en el pasaje de la visita a Jerusalén, donde el niño se pierde a la custodia de sus padres. Los padres angustiados, al fin lo encuentran. Y en ese momento tan especial es María la que toma una vez más la iniciativa: “Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? ¡Mira con que angustia te buscábamos tu padre y yo!” (Lc.2, 48).

José, modelo de la relación familiar 

Por todo lo dicho, bien podemos proclamar también a José, modelo de la relación familiar. Es un hombre que sabe situarse en el contexto familiar: sabe estar, asumiendo perfectamente el rol que se le ha asignado en la familia, según va descubr¡endo la misión específica de cada uno de sus miembros.

El sigue siendo el cabeza de familia, el que toma las decisiones importantes, pero observa atento los designios de Dios sobre cada uno de sus miembros, los respeta y facilita su cumplimiento con su autoridad paterna. Deja que su mujer tome la iniciativa en casos especiales y asume como propias las decisiones de su esposa, respetando a la vez las “travesuras” o decisiones incomprensibles de su hijo.

¿Cuánto tienen que aprender de José los padres de familia, en el respeto y apoyo mutuo y en comprender las actitudes extrañas de los hijos!

Ojalá, dese hoy, el Santo José sea para todos, el modelo de referencia en proceso.

2 Comentarios

  1. Raquel Guerrero.

    Es precioso como es descrito José (humilde, sencillo, amable. etc en el contexto de su época). los Padres Paules y las hijas de la caridad seguís los mismos pasos que José desde el silencio escucháis a todo el mundo que van en vuestra búsqueda y lo hacéis a través de vuestro trabajo, amabilidad, sencillez, y lo mas importante la humildad que OS caracteriza en todas las acciones que poneis en marcha.

    Responder
  2. María Ángeles Ramirez

    Preciosa catequesis me han dicho mis compañeros del equipo de Cáritas. Muchas gracias P Félix. Feliz día del Seminario.

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos