Menú

Historia de la parroquia La Estrella-La Milagrosa (Albacete)

Historia de la parroquia La Estrella-La Milagrosa (Albacete)

Introducción

La Provincia canónica de PP. Paúles de Zaragoza celebra este año el cincuenta aniversario de su nacimiento. En el año 1970 los PP Paúles de España constituíamos dos Provincias canónicas: Madrid y Barcelona. Ese año, culminando los años dorados de la floración vocacional, la antigua Provincia de Madrid decidió dividirse en tres Provincias, que se denominaron así: Provincia de Madrid, de Salamanca y de Zaragoza. En aquel entonces a la Provincia de Zaragoza correspondieron las casas de paúles ubicadas en los siguientes emplazamientos geográficos: País Vasco, Navarra, Rioja, Aragón, Albacete, Murcia, Canarias y algunas de las casas de Estados Unidos.

A pesar de que después ha habido un reagrupamiento de Provincias de Paúles en España, la Provincia de Paúles de Zaragoza mantiene la demarcación territorial que se le asignó en aquel 1970, salvo las de Estados Unidos que se transfirieron a las diócesis americanas correspondientes.

Desde el comienzo de su andadura, la Provincia de Zaragoza ha privilegiado su presencia en aquellas zonas geográficas más humildes o con mayor carencia de clero. Esta fue la razón principal por la que los Paúles de Zaragoza determinaron arraigarse fuertemente en la provincia de Albacete. Nos establecimos primero en pueblos de la sierra: Socovos, Letur, la dehesa… Después, en los rincones de la ciudad, donde las carencias y condiciones de vida económicas y sociales eran más apremiantes. Así lo reclamaba la fidelidad a nuestro carisma. Y así empezamos en el barrio de la Estrella o del Cerrico, como se llamaba entonces. Luego asumimos el nuevo barrio de las Seiscientas, por otro nombre de La Milagrosa. Y aquí seguimos, tratando de dar lo mejor de nosotros mismos.

Parroquia de la Estrella

La información que sigue está tomada de un estudio que hizo nuestro compañero P. Gregorio Ado, en el año 1994, precisamente el año que terminaba su andadura en la ciudad. A partir de esta fecha actualizamos la información correspondiente.

La iglesia fue construida en 1944 por don Francisco Acosta, siendo él titular, y la fiesta del barrio era el día de San Francisco de Asís. El antiguo barrio, llamado “cerrico de la horca”, pertenecía a la parroquia de la Purísima. Al construirse la iglesia pasó a llamarse Barrio de la Estrella por la patrona que está sobre la puerta de entrada “Nuestra Señora de la Estrella”

Por los años cincuenta, aunque no era parroquia, el primer obispo de Albacete, Don Arturo Tabera. envió al barrio el primer sacerdote: Don Félix Ibarguchi.

Don Félix montó un taller de esteras y alfombras. Un día probando una máquina se cortó un dedo. Tuvo otros percances, pero más espirituales, y quizá también más dolorosos.

Don Isaac y Don Enrique eran coadjutores del Buen Pastor y atendían La Estrella. Residían en el barrio.

En Septiembre de 1970 llegaron los PP. Paúles. Mientras acondicionaban la casa, residieron, durante algunos meses, en la Misericordia. El P. Juan García Granel era el encargado de la recién creada parroquia de Nª Sª de la Estrella. El primer nombramiento de párroco lo recibió el P. Rafael Hernández en 1971, que tuvo como coadjutor al P. Luis Mª Martínez San Juan. Desde ese momento los PP Juan García Granel y Vicente Sánchez Gascón se hicieron cargo de la recién creada parroquia de San Vicente de Paúl.

Creación de la parroquia

El 3 de Marzo de 1970, la nueva parroquia se desmembró de la Purísima y del Buen

Pastor. Los límites eran: por el norte, Puerta de Chinchilla, casa de Miguel Monroy, antiguo paso a nivel, y la carretera de Ayora. Por el oeste: la actual calle San Pedro, hasta el puente sobre la vía, la antigua huerta de Enrique Sánchez. El barrio tenía en 1975, 2.200 habitantes. A la escuela iban 226 niños, casi todos payos. A las tareas de bordado de la Hna Pilar acudían 60 muchachas, de las cuales la mitad eran del barrio.

A la catequesis acudían unos 300 niños. Había dos misas diarias. Los catequistas eran de la ciudad. Los adolescentes participaban en el movimiento Junior.

En 1982, ya en marcha el barrio de La Milagrosa, el número de habitantes descendió a 1.100, que pasaron mayoritariamente al nuevo barrio de las 500 y Miguel Ángel Blanco. De cada cien habitantes, 40 eran gitanos. otros 40 payos y 20 mercheros, mezcla de ambos. Con la nueva remodelación del barrio, la mayoría son gitanos. En el barrio quedaban entonces unas 180 familias. Las condiciones de la vivienda eran, en aquellos años, muy deficitarias.

En 1994 el barrio tenía 1.100 habitantes, de los que una tercera parte eran menores de 14 años. Al colegio del Ave María acudían entonces 320 alumnos.

Párrocos de la Estrella

  1. P. Rafael Hernández (1971-80)
  2. P. Ángel Aoiz (1980-81)
  3. P. Antonio Ibáñez (1981-84)
  4. P. Eugenio G. Espinosa (1984-85)
  5. P. Ángel Pascual (1985-89)
  6. P. Juan Bautista Iborra (1989-92)
  7. P. Gregorio Ado (1992-94)
  8. P. José Fdez. Riol (1994-98)
  9. P. Jesús Mª Osés (1998-2005)
  10. P. Javier López (2005-2011)
  11. P. José Luis Crespo (2011- 2019)
  12. P. Javier Aguinaco (2019…)

Operarias del Divino Maestro (Avemarianas)

Llegaron al barrio en diciembre de 1945. Viven en la casa llamada, popularmente, ”el convento”. En los últimos años, desde 2007, la comunidad ha estado formada por un promedio de 10 Hermanas. Su labor principal ha sido y sigue siendo la enseñanza. También han prestado otros servicios como talleres de corte y confección, informática, a través del Inem, hasta 2012, visitas a enfermos y familias en general, reparto de alimentos; catequesis hasta 2013; organización de las fiestas del barrio; atención pastoral al grupo denominado camareras de la Virgen hasta 2017, etc.

Algunas de las Hermanas de la Institución han pasado largos años en esta casa de Albacete, en diferentes periodos de su vida religiosa. Entre ellas destaca la Hermana Pilar Martí que pasó más de 30 años. También la actual Superiora, Sor Eustaquia, ha estado en esta Comunidad en tres etapas de su vida. Merecen igual mención de honor por su permanencia prolongada la Hna. Anunciación y la Hna. Ángeles.

El colegio que ellas regentan cuenta, en la actualidad, con 300 alumnos, mayoritariamente gitanos, más del 95%.

Los profesores, un total de 26, desarrollan su actividad docente con ejemplar dedicación e interés, cargado de paciencia, por las peculiares características del alumnado. Es de destacar su implicación en las tareas de pastoral del colegio, apoyados por la Comunidad de PP. Paúles, en la medida de lo posible.

El colegio tiene un alto porcentaje de alumnos que necesita asistencia especial, aproximadamente un 90%. El absentismo es estrictamente controlado con el diálogo con las familias, y hasta con el apoyo y la presencia de la policía, en casos especiales.

Dedican una hora de tutoría diaria a hablar con los padres. A pesar de todo no logra eliminase del todo el problema, sobre todo en los cursos superiores. Por estas y otras razones, es bastante bajo el porcentaje de alumnos que consigue el graduado escolar. Este año, excepcionalmente, han sido 12 de 15. Afortunadamente, algunos sustituyen esta carencia de formación con módulos formativos de interés, cuando la necesidad obliga.

Los problemas añadidos, colaterales, del barrio son la droga, que está a la orden del día, y conlleva un alto porcentaje de población carcelaria; el segundo problema social serio es el embarazo precoz de las niñas, frecuente a partir de los 14 años. Afortunadamente, dentro de la gravedad del problema, las familias acogen a las hijas y a sus bebés, lo cual alivia, en parte, el problema y mantiene en parte la unidad familiar. Lo más normal es que la familia del joven acoja a la chica embarazada. Tampoco se recurre al aborto. Este hecho hace del barrio uno de los enclaves de mayor densidad de población infantil y juvenil de nuestra geografía: aproximadamente la mitad de la población tiene menos de 14 años.

Centro cultural

Tiene su sede en el edificio denominado “Aula cultural”, construido sobre un terreno

De unos 600 m2. En 1977 la parroquia de La Estrella tenía el solar, pero no disponía de dinero, por lo que pidió un préstamo a los PP. Paúles de dos millones y medio de pesetas. Con este préstamo y las aportaciones generosas, voluntarias, de distintas Provincias de las Hijas de la Cardad se construyó el edificio.

El centro tuvo su máxima actualidad antes de que se fuera consolidando el barrio de la Milagrosa: actividades culturales, biblioteca, talleres de manualidades, semana cultural anual, juegos recreativos y campamentos han sido las princ¡pales actividades del centro.

Hubo después un lapsus de años en que el centro, prácticamente, se paralizó, pero, otra vez, ha vuelto a resurgir, recobrando casi íntegramente las funciones culturales y sociales de la primera etapa. Y esto gracias, principalmente, a la labor y empeño de las Hijas de la Caridad del barrio de la Milagrosa.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos