Menú

Cristo sigue muriendo… (testimonio de vida)

Cristo sigue muriendo… (testimonio de vida)

Presentación

Hace unos días recibí el testimonio de vida de un médico del Hospital General de Albacete, que me sorprendió: ni la manera de expresarse ni lo que decía correspondía al lenguaje sanitario normal. Hablaba del «cuerpo sufriente de Cristo en los enfermos», por ejemplo. De manera sencilla, pero que salía de dentro, resumía la teología cristiana sobre el sufrimiento. El texto es corto, pero directo, y en lenguaje comprensible para todo el mundo. Se me ocurrió leerlo literalmente en la homilía del sábado, transmitida por Facebook. Y recibí pronto la noticia del impacto que dicho testimonio había causado en los seguidores de nuestra eucaristía…

Pronto averigüé la identidad del médico firmante de ese testimonio. Quería publicarlo en este blog abiertamente y necesitaba su autorización. No puso ninguna resistencia, todo lo contrario: con sencillez y humildad, sin alardear de nada, me explicó su pequeña historia y hasta su vida de familia.

En una sociedad en la que parece que solo lo discordante, lo paranormal, lo que rompe la tradición tiene derecho a ser aireado, bueno es que haya personas que confiesen humildemente su fe y esperanza liberadoras en una sociedad que busca desesperadamente y que no encuentra…

Isabel Torres y Luis Broseta.

Aquí va pues una pequeña presentación del autor de ese testimonio. Se llama Luis Broseta. Trabaja como médico internista en el Hospital General Universitario de Albacete. Pero es también cantautor, miembro de un grupo musical de música católica. Él y su mujer, Isabel Torres, constituyen un dúo dentro del grupo general de música cristiana llamado Maranatha, que significa «Ven, Señor Jesús». Dicho grupo nació y tiene su sede central en Caudete de las Fuentes (Valencia). El mismo me explica que la creación y la continuidad de dicho grupo es como un pequeño milagro.

Nació de la inquietud de unos padres para preparar a sus hijos a la Confirmación y posterior seguimiento de ellos. Todo empezó con unos campamentos de verano en el año 1990. En dicho campamento constituyeron un coro musical cuya finalidad principal era precisamente expresar e impulsar la fe a través de la música… Y todavía continúan. Se ve que cuando las cosas importantes se toman en serio, pueden realizarse verdaderos milagros. Siempre hay tiempo para lo que se valora realmente.

“A partir de ahí —me dice el mismo Luis— empezamos a caminar. Y no sabíamos lo que el Señor nos tenía preparado… Sentimos la música como vehículo para rezar, transmitir nuestra experiencia de fe y, sobre todo, colaborar en las celebraciones de nuestra parroquia

La cosa no acaba ahí, porque dicho coro participa voluntariamente en conciertos gratuitos que se le piden, siempre que sea con su mismo fin.

Aquí tenéis la referencia de su blog y de su Spotify:

Ojalá este testimonio sencillo y valiente sirva para animar a otras parroquias de nuestro entorno a hacer lo mismo. Ojalá surjan otros Maranatha (Ven, Señor Jesús). A ver si entre todos creamos parroquias vivas donde los jóvenes tengan el protagonismo que la iglesia y esta sociedad misma, que no nos gusta, están esperando y reclamando.

Testimonio de Luis Broseta

La pandemia del coronavirus desde dentro del Hospital de Albacete. Un pequeño testimonio para la «Hoja dominical»

A menudo, como médicos, palpamos con nuestras manos el cuerpo de Cristo sufriente, en nuestros hermanos enfermos. Durante esta pandemia por coronavirus lo he experimentado más que nunca. Estamos desbordados, con los medios justos o insuficientes, nunca imaginamos vivir una situación así. A la crisis sanitaria se añade una dolorosa crisis de soledad: pacientes solos sin acompañantes.

Pero… ¿sabéis qué? Está saliendo lo mejor de cada uno. Hay pediatras viendo abuelos y los cirujanos han cogido otra vez el fonendoscopio. Es emocionante. Va a costar, pero entre todos podremos. Cuando ausculto a los pacientes, rezo por ellos y porque esta crisis termine pronto con el menor daño para la gente.

Creo que, cuando todo esto termine, vamos a volver más a la esencia de la vida, de las cosas pequeñas, vamos a volver más a Dios.

Luis Broseta Viana. Médico internista.
Hospital de Albacete. 1/4/20

Merece la pena ver atentamente, con actitud contemplativa, este video elaborado por ellos. Luis y su esposa Isabel. En él vemos, de frente, al Cristo sufriente de nuestra sociedad desarrollada:

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos