Menú

Unidos por un mismo carisma: encuentro de la Familia Vicenciana (Roma, enero de 2020)

Unidos por un mismo carisma: encuentro de la Familia Vicenciana (Roma, enero de 2020)

Presentación

Asun Gascón, seglar, autora de esta breve reflexión sobre el encuentro tenido en Roma los días 8-12 de Enero de 2020, ha sido una de las invitadas a dicho evento. Este encuentro de la entera Famila Vicenciana a nivel internacional fue convocado para compartir ideas, vivencias y proyectos sobre nuestra Familia. A él han asistido los máximos representantes de las distintas Instituciones —tanto Congregaciones religiosas como Asociaciones laicas— que se inspiran en el carisma vicenciano de todo el mundo. La estadística numérica de esas instituciones de inspiración vicenciana es impresionante: más de 160 ramas diferentes beben del carisma vicenciano común; algunas, incluso, de otras denominaciones cristianas. Según me informan, han asistido a este excepcional encuentro 97 superiores o presidentes generales de estas distintas ramas de todo el mundo.
Entre los asistentes, como orador, también ha estado Francisco Javier Fernández Chento, bien conocido entre nosotros por ser el coordinador general de Comunicaciones de la Familia Vicenciana internacional. A este selecto grupo de representantes de la Familia Vicenciana, Javier les dirigió una conferencia sobre la importancia del buen uso de los medios de comunicación modernos y las redes sociales en los nuevos proyectos de evangelización desde el carisma vicenciano. Pronto lo tendremos en Albacete para que nos cuente su vivencia de este encuentro.
También fueron invitados seglares que se han distinguido en diferentes servicios pastorales de voluntariado vicenciano. Y en este selecto grupo de invitados hay que incluir a nuestras misioneras seglares Asun Gascón, Amaya Madinabeitia (que no pudo asistir al final) y Begoña Orbegozo. Las tres han dedicado lo mejor de su juventud, durante un buen puñado de años, al servicio pastoral en las misiones populares de la Provincia canónica de Zaragoza de la Congregación de la Misión. Aquí está, pues, esta vicenciana seglar de cuerpo entero, Asun Gascón, que nos cuenta sus impresiones de este encuentro:

Unidos por un mismo carisma

Me ha pedido el P. Félix que comunique algo de lo que ha supuesto para mí el encuentro de la Familia Vicenciana que ha tenido lugar en Roma del 8 al 12 de Enero.

Es difícil expresar en pocas palabras todo lo que uno vive, escucha y goza de esta gran familia.

Mi primera sorpresa fue visualizar que, en este encuentro, había representación de 97 ramas de la Familia Vicenciana… y no estaban todas. Esto fue posible al trabajo incansable del P. Joe Agostino y su equipo de la Oficina de la Familia Vicenciana de FIladelfia, que viajaron por todo el mundo para contactar y descubrir las distintas ramas esta gran familia.

¡Qué riqueza y qué grandeza que un hombre, VICENTE, y una mujer, LUISA, hayan inspirado a tantas personas a seguir a Jesucristo, sirviendo a los más pobres! Una de las charlas y el corazón del encuentro fue saber cómo está el CARISMA VICENCIANO.

Si nos miramos al ombligo de nuestra realidad en España, nos puede parecer que no pasamos por el mejor momento, pero si abrimos nuestros ojos al mundo nos damos cuenta de que el Carisma Vicenciano está pujante en Asia, en la India, en África en América y en un montón de lugares. Los que vivimos en esta Europa envejecida tendríamos que preguntarnos si somos «punta de lanza» en nuestra sociedad, o si hemos caído en la comodidad o en el pesimismo y no somos capaces de reinventarnos.

Hoy contamos con un medio para conocernos y para ayudarnos, que es Internet. De esto también se habló y, por supuesto, de la necesidad de que todos pongamos nuestro granito de arena mandando noticias, para que el Espíritu Vicenciano esté presente en la RED; y para que esté «VIVO¨y actualizado hace falta financiación y hay que «mojarse»: las cosas no se mantienen del aire.

En este punto, me gustaría agradecer a la Sociedad de San Vicente de Paúl, que puso a disposición de toda la familia un grupo de profesionales que retransmitieron en directo todo el encuentro por Internet. Las personas que lo siguieron fueron numerosas; gracias por vuestra generosidad y por vuestro buen hacer.

No me gustaría terminar sin deciros que hay unas 2.000.000 de personas en el mundo que viven el mismo espíritu Vicenciano que nosotros, aunque no pertenecen a ninguna rama de esta gran familia. Los nuevos medios de comunicación social son vitales para que sigan saciando su sed de conocer y amar más a Vicente de Paúl, el que hizo posible este gran milagro: que personas de todo el mundo tengamos un vínculo que, como decía San Pablo, «es más grande que el de la sangre», y podamos llamarnos y sentirnos HERMANOS.

Gracias a Dios por este regalo. Al presidente de la Familia Vicenciana Internacional, p. Tomaž Mavrič, CM, gracias por su cercanía, sencillez, amabilidad… y, cómo no, a todos los que lo habéis hecho posible. ¡Que Dios os bendiga!

 

Asun Gascón, el p. Robert Maloney CM y Begoña Obregozo en el encuentro de Roma.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos