Menú

Diálogo entre cristianos en busca de su identidad

Diálogo entre cristianos en busca de su identidad

Hace algún tiempo comenzamos un foro de debate sobre temas de interés para gente inquieta. La cosa empezó entre miembros de un grupo que se llamó “Comunidad del Olivar”. Tenéis la referencia de este grupo en este mismo blog. Leer estas referencias os puede ayudar a situaros en escena. En su tiempo de marcha intensiva, allá por los años 80-90, la fe adolescente de estos jóvenes presentaba unos signos de efervescencia dignos de encomio, cargados de vitalidad y de creatividad, llenos de ilusión, en búsqueda seria de maduración… Hoy, aquellos jóvenes de aquellos años, que rondan actualmente los 45 sobradamente, han ganado, y mucho, en madurez humana, y en la toma de conciencia de responsabilidades sociales, pero su visión de la fe y del hecho religioso ha girado en muchas direcciones….

Pienso que a mucha gente de aquellas generaciones jóvenes, de un potencial vivo enorme, de búsqueda religiosa, de Pascuas Juveniles, convivencias, campamentos etc., les está pasando algo parecido. Y, de pronto, a mi imaginación incansable se le ha encendido la chispa: ¿no podemos buscar juntos caminos nuevos de búsqueda de identidad creyente, a través de un diálogo constructivo y respetuoso? ¿No podemos incluso ampliar los espacios del foro de debate a otras lindes, a otras fronteras? Como suena, podíamos plantear el debate más allá de la piel de toro de nuestra geografía… Visitáis este blog diariamente cientos de jóvenes, y también de gente mayor, mayoritariamente de países de habla hispana, quizá también algunos de otros idiomas…

Puede ser un diálogo enriquecedor sobre un tema que nos afecta a todos, queramos o no, incluso a los que abiertamente se confiesan ateos, agnósticos, no practicantes etc. En el colmo de los colmos todavía los hay que dicen sin pudor: “Gracias a Dios soy ateo…” Y también los hay que, en nombre de su no fe o de su indiferentismo religioso, hablan de Dios y de la religión como auténticos campeones…

Iremos introduciendo temas de debate periódicamente, para evitar la dispersión excesiva. Las intervenciones se harán a través de este blog, en el apartado señalado con este epígrafe “Dialogo entre cristianos en busca de su identidad”. También podéis enviar vuestras opiniones a mi email personal y yo estableceré las unidades de dialogo correspondientes. Los del Olivar basta con que sigáis comunicándoos a través del whatsapp del grupo; yo entresacaré de estas comunicaciones los temas que me parezcan más interesantes…

Para empezar transcribo los whatsapp desde donde ha nacido este primer tema de debate. Siento tener que ser prolijo en esta primera fase, pero es imprescindible situar el debate.

Este fue mi primer whatsapp, el que encendió el debate:

Centremos el tema de A. y B. que me parece interesante. No podemos confundir las partes con el todo… Ser “humano” es una expresión confusa., ambigua… Por una parte puede implicar tener sentimientos humanitarios; por otra parte, puede implicar dejarse llevar del instinto… San Pablo dice que hay dos fuerzas en él…, una que le lleva a lo bueno y otra que le tira hacia lo bajo. “Por eso, a veces, hago lo que no quiero…” Un escritor francés, cuyo nombre no recuerdo, dice que todos llevamos dentro un ángel y una bestia. Por otra parte, el ser “humano” es algo que implica grados o niveles; si se apunta solo a lo estrictamente “humano”, a lo que nace del corazón, se queda uno en el riesgo de poder caer en lo infrahumano; como el que apunta directamente a la diana se queda bajo, si no apunta un poco más arriba, por la presión atmosférica…

Es muy difícil ser “humano”, plenamente humano, si no se tienen referentes que estimulen a hacer lo más elevado que pide la mente y el corazón…Y esto filosóficamente hablando; con más razón, si se habla desde un referente a lo transcendente, y más específicamente aun, al referente más elevado, que es Cristo. En este sentido no encuentro persona más humana que el que se acerca al ideal de Jesús de Nazaret, expresado en el capítulo 25 de San Mateo: “Tuve hambre y me diste de comer… ” O en las Bienaventuranzas, en las obras de misericordia…, que tienen sus raíces en el evangelio. Gozamos del privilegio de tener el mejor referente que podemos imaginarnos en Jesús de Nazaret,. Que cada uno aspire a lo más alto y que confíe en la fe que nos han transmitido nuestros mayores, para hacer realidad nuestras aspiraciones más elevadas.

Os cuento una experiencia personal: con frecuencia, cuando se apela a expresiones como esta “yo soy así, “yo soy humano”, “yo soy una persona”…, tengo la impresión de que, en el subconsciente íntimo, indica tener mala conciencia de algo que no se ha hecho según me exigía mi yo más profundo… Creo que hay que matizar bastante más ciertas expresiones en esta sociedad de “mínimos”, de “buenismos” y de “populismos” , en la que todo vale para justificar mi postura o mi manera de actuar…

A este whatsapp personal R. contesta de esta manera:

jesuislampedusaFélix, tu discurso es injusto y excluyente y te agarras al concepto ¨ser humano”. Todos entendemos lo que es ser un “ser humano” , y que los hay buenos y malos dentro de todas las religiones y las ideologías. Hay muchos que se autoproclaman cristianos, que están muy lejos de las bienaventuranzas o del mensaje de Jesús de Nazaret, y muchos que no lo son y dan su vida por los demás. Aquí nadie ha dicho que, por el hecho de “ser humano” se justifique todo, sino más bien lo contrario, Estamos hablando que, por encima de ideologías y de religiones, está la honestidad del ser humano y yo no creo que los cristianos sean ni mejores ni peores seres humanos que quienes no la son. Y no pienso tragarme que para ganarme el cielo haya que ser solo cristiano… Jesús de Nazaret no estaría de acuerdo contigo. He conocido a muchas personas de distintos orígenes, creencias y culturas que me han dado lecciones de vida. No se trata de populismos baratos, se trata de tener un poco de amplitud de miras… Jesús de Nazaret hubiera gritado “Je suis Charle” , eso lo tengo claro.

Y sí, yo también tengo claro que hay grados de seres humanos, pero esa gradación no viene determinada por las creencias o ideologías sino por los actos. Para algunos, todavía las mujeres, los negros o los gays son seres humanos de segunda categoría, lamentablemente… Y por eso, Jesús echó a correazos del templo a los sepulcros blanqueados, los mismos que llevan mandando en este país desde el concilio de Trento.

A este whatsapp de R. le replico:

Siento que no me explicase bien o no me entendieses bien en mi anterior comunicación…. Yo no hablo de quien es bueno y quien es malo, de quien es mejor y quien es peor:: eso son cosas que le corresponde solo a Dios Los buenos de verdad se consideran siempre los peores… San Vicente de Paúl se consideraba peor que el demonio, y, de algún modo, da una explicación convincente.. Lo mismo pasa, de alguna manera, entre el ignorante o poco cultivado y el sabio; aquel cree que lo sabe todo o casi todo y el sabio dice “solo sé que no sé nada…”

Yo hablo del sistema de valores y de las personas de referencia. En este aspecto creo que el cristianismo es el que presenta un mejor sistema de valores y mejores personas de referencia… Quizá el artículo que te invito a leer, (“Vivir la Resurrección hoy”), puede aclarar algunas cosas… Por otra parte, si eres coherente, te invito a colocar en tu chaqueta el anagrama “Yo también soy cristiano perseguido” que te adjunto.

Siento de verdad no poder alargarme más por este medio tan limitado…Espero poder hablar algún día personalmente contigo de todo esto. .. Hay algo en ti que me preocupa cariñosamente… Cuenta siempre con mi amistad sincera…

Y R. contesta:

Creo en el mensaje del cristianismo (sin meterme en cuestiones transcendentales del “más alla”), ese que tanto se ha desvirtuado a lo largo de la historia, por culpa de las cagadas que ha hecho la Iglesia. Creo en el mensaje de los primeros cristianos, pero no creo que el cristianismo sea el que presente a las mejores personas de referencia, como tú afirmas. Mis referentes incluyen a personas cristinas y no cristianas, personas buenas y honradas, personas que luchan contra la injusticia y por un mundo mejor… Y, en este sentido, el cristianismo no tiene el monopolio de la virtud…

“Yo también soy cristiana perseguida”, “yo también soy atea degollada”, “yo también soy una anciana desahuciada¨, yo también soy una niña explotada”, “yo también soy una mujer maltratada”, “yo también soy una musulmana violada por su marido”, “yo también soy una joven universitaria en paro”, yo tambien soy una negra marginada”…(hay muchos más ejemplos, pero no acabaría nunca). Creo que no voy a tener sitio en mi ropa para colgarme tantos anagramas, y menos ahora que ha mejorado el tiempo y llevo vestidos más cortos…

(Omito el último párrafo de este whatsapp de R. por referirse a cuestiones personales que nada tienen que ver con el asunto de que se trata en este intercambio respetuoso de ideas).

Y como el tema es muy importante, a mi juicio, contesto por extenso a este whatsapp de R., invitando a los que se sientan interpelados, a opinar sobre el tema respetuosamente:

R., siento haberme equivocado en la forma del lenguaje: sólo intentaba decirte de un modo cercano y amable lo que siento muy dentro, no con afán de convencerte, sino de compartir contigo mi pequeña verdad, la que da sentido a mi vida. Cada uno es muy libre de pensar lo que quiera y de actuar, según su propia conciencia…

Me alegro de que se haya suscitado este tema de diálogo entre nosotros casi espontáneamente, sin buscarlo. Recordaréis que yo mismo suscitaba debates de este tipo en los cursillos, como eran los “roleplayings” sobre la fe, en los cuales yo solía figurar en el papel de ateo convencido. Si la fe fuera algo evidente todas las personas inteligentes serían creyentes, cosa que está lejos de ser así.

Si el ateísmo o el agnosticismo fueran cosas obviamente admisibles, todos los intelectos privilegiados se inclinarían por una de estas opciones, y también esto está lejos de ser así. La peor de las posturas, a mi modo de ver, es pasar de largo, vivir a su aire, como si esta problemática no existiese…Yo diría que la fe es un reto permanente de búsqueda de la verdad y del bien sobre el origen y el fin último del hombre, sobre el sentido último de la vida… La razón, sola la razón, no basta, habrá que apelar a la credibilidad de los testigos que nos hablan en un sentido o en otro. En línea de la fe cristiana, que basa su fe en la Resurrección de Cristo, habrá que fundamentarse en la credibilidad de los testigos. que hablan de haber visto a Cristo resucitado y por afirmar su verdad han dado su vida, sin fanatismos, sin rencor.. Por otra parte, el cristianismo puro (tan deteriorado en el devenir de la historia) nunca impone, solo ofrece, presenta, siguiendo los pasos de Jesús: “si quieres puedes seguirme”). Pero, no hay que confundir el dicho con el hecho: no creen de verdad los que dicen “creo”, “sino los que hacen la voluntad del Padre. Eso se trata de dilucidar en este dialogo amistoso…

Si, con nuestro diálogo sincero, logramos sacar del letargo religioso a tanta gente pasota, alérgica a estos temas, y, de paso, logramos aproximarnos a la verdad, daremos por bien empleada esta “pérdida de tiempo”, como pueden llamarlo algunos. Siempre me he tomado muy en serio lo que me parece importante. Y este tema lo es para muchos millones de personas…

Evitaré el tono seudopaternalista como quieres llamarlo. Voy a intentar decírtelo de otra manera, con ardor, con fuerza, sin remilgos, de tú a tú, a pecho descubierto, pero con respeto y humildad, sin tratar de convencerte de nada… Por eso empezaré diciéndote que no creo que sea una manera muy adecuada de manifestar el respeto acusarme de “seudopaternalista” y apelar a las “cagadas” de la iglesia… Es como decirle a uno lo mucho que le quiero a bofetadas…

No creo que sea muy coherente, por tu parte, apuntarte virtualmente a la manifestación de “Je suis Charlie” de París, incluso meter en tu saco a Jesús de Nazaret y cuando te propongo hacer lo mismo con las cristianos perseguidos, (drama que se acerca a ser uno de las mayores masacres de la historia por motivos de religión), tú sales por peteneras y te zafas del problema por la tangente… Tu respuesta me suena a los políticos de turno, que, cuando les aprietan, echan un brindis al sol, con palabras que suenan bien, pero vacuas de sentido y plagadas de contradicciones.

Por otra parte, no creo que nadie, con un mínimo de sentido crítico, pueda manifestarse, bajo la capa de defensa de la libertad de expresión, a favor de personas y periódicos que han masacrado durante años, con viñetas soeces a personas e instituciones que no piensan como ellos, sean musulmanas o cristianas… Una cosa es defender la auténtica libertad de expresión y otra muy distinta apoyar, por instintos primarios, a quienes conculcan esa misma libertad que dicen defender. Hay que informase bien de lo que hay de fondo antes de adherirse a una idea o a unas personas…

Insinúas que todas las religiones son más o menos igual, buenas o malas según se mire o según convenga, que conoces a personas buenas en todas las creencias y clases sociales… Yo también…Hasta la filosofía más ancestral ya decía que “todo ente en bueno” Pero, créeme, en ml larga experiencia de vida (y me acerco a los 79), después de haber tratado con todo tipo de personas, de toda ideología y condición (tengo amigos ateos, agnósticos, gente que ha estado en la cárcel…) siempre he encontrado un sello de identidad propio en los “cristianos de verdad” que no he encontrado en los que no lo son o lo son solo a medias, o son de otras religiones… Habrá que leer de nuevo el testimonio de Diogneto, de San Justino…, que tantas veces leímos en los cursillos, por lo menos en los que yo estaba…

He encontrado personas que, en los momentos difíciles de la vida, me han dicho: “Quisiera creer” Los Paúles de Albacete somos capellanes del cementerio… Celebro con frecuencia misas funerales, créeme, cuando le hablas a la gente sobre el sentido de la vida y de la muerte, desde una perspectiva cristiana, a veces creo percibir que más de un rostro se ilumina, a algunos hasta se les escapa una lágrima… ¿Serán solo emoción de funeral, solo efectos ópticos míos o imaginaciones fantasmagóricas mías? Permíteme que te diga que no lo creo. Se ven muy distintas las cosas cuando uno deambula alegremente por la vida que cuando uno se acerca a la otra orilla…

En cuanto a la bondad de todas las creencias y religiones por igual, creo que habrá que ser prudente y preguntar a aquellos que, después de una larga reflexión y sufrimiento interior, cambiaron sus anteriores creencias por la fe cristiana y en ella encontraron el cenit de sus vidas. Habrá que preguntar a un tal Pablo de Tarso, Agustín de Hipona, Francisco de Asís, Francisco Javier, Charles de Foucauld, Paul Claudel, Alexis Carrel, André Frossard, Cardenal Newman, Edif Stein… y un larguísimo etc…

Dos botones de muestra que espero que te harán pensar. Las citas que siguen no son textuales, pero respetan íntegramente su sentido original. Alexis Çarrel, premio Nobel de medicina, Belga converso, después de una larga experiencia de consultas médicas con todo tipo de personas, dice con rotundidad: “He observado que los que vienen a mi consulta y rezan, tienen mucha más capacidad de hacer frente a la muerte y a las dificultades serias de la vida que los que no rezan”

André Frossard, otro de los conversos egregios, relativamente recientes, afirma sin dudar: “Los que critican a la Iglesia por lo malo que encuentran en ella (que lo tiene) son como los que ante la maravilla de una catedral gótica, solo se fijan en el portón de entrada que chirria…”

crucificadosHablando de sistemas de valores y de modelos de referencia o de identidad, te recreas en decir que ningún sistema tiene el monopolio de la verdad (lo cual es cierto, al menos desde la limitación de la percepción racional humana), pero no aportas ninguna ideología ni sistema filosófico, ni religión que pueda acercarse ni de lejos al mensaje de Jesús contenido en el evangelio…

Dejando a Jesús de Nazaret aparte, que, por consenso universal, rompe todos los esquemas, tampoco encuentro en tus aportaciones a nadie que se pueda acercar a la categoría vivencial de servicio a los más pobres y desheredados de un Vicente de Paúl, de una Teresa de Calcuta, instituciones como Hijas de la Caridad, Famiiia Vicenciana…, que, por cierto, es la más numerosa dentro de la Iglesia católica. ¿Y qué decir de las alturas de la contemplación, donde la tierra se junta con el cielo, de Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz…?

R., el día que tú me presentes algo parecido en otros sistemas de valores y en otros modelos de identidad, yo compartiré mi fe cristiana con la que tuya, en esos modelos que me presentes

Tu reflexión, la que has enviado por el whatsapp del Olivar, me parece brillante, fogosa como tú eres, en sentido positivo, imaginativa, creativa, florida, hasta con una cierta ironía o sentido satírico fino… Te felicito por tus dotes oratorias, de verdad, sin segundas intenciones… Pero, como resulta con demasiada frecuencia en nuestros medios de comunicación, y más concretamente en nuestros políticos de turno, me suenan a palabras lanzadas al viento, que suenan bien, pero a hueco, faltas de rigor analítco, plagadas de tópicos y de prejuicios trasnochados… Creo sinceramente que a una profesora se le debe exigir más rigor histórico (no confundir la parte con el todo, un análisis no excluyente, no confundir los estados de ánimo con la verdad etc.). Lo siento, con la misma sinceridad con que me hablas te hablo, sin rencor, sin querer tener toda la verdad, que esa solo pertenece a Dios… Y desde luego te pido perdón si algo te ha sentado mal… Solo he intentado transmitirte mi pequeña verdad…

Cuando uno se encierra en sí mismo, y en sus elucubraciones mentales, las nubes le impiden ver las estrellas, en la catedral gótica solo oye el chirrido del portón de entrada y en la enfermedad, un mal irremediable que hay que aceptar estoicamente…

Y como el movimiento se demuestra andando y obras son amores y no buenas razones, te invito, os invito, a visitarme en Albacete y nos veréis en medio de pobres, de familias desestructuradas, en las periferias de la ciudad, donde más de 500 familias reciben ayuda del banco de alimentos o del Economato vicenciano… Es, hasta bonito.

También podíamos intentar resucitar el espíritu de la comunidad del Olivar que tanto nos unió en nuestros tiempos de juventud… Un día os doy la lata publicando el ideario del Olivar en mi blog… ¡Qué bonito sería tratar de recuperar juntos tantas ilusiones de juventud que dieron sentido a una de las etapas más difíciles, pero más prometedoras de nuestro vivir hacia adelante! Os invito a intentarlo. Y esta invitación no es excluyente, sino incluyente: para los que tengan claro lo que es ser creyente y para los que no lo tengan; para los practicantes y para los no practicantes… Después de todo, “al final de nuestros días solo nos juzgaran en el amor”. “Porque tuve hambre y me diste de comer… fui perseguido, masacrado, calumniado, prostituido… y tú, vosotros, os solidarizasteis conmigo…”

¿No es eso lo que todavía nos une de verdad…? Pues adelante: el que sea valiente que dé un paso al frente… Y para los que no tengan claro el hecho religioso ni el papel importantísimo de la Iglesia a lo largo de la historia os recomiendo visitar de vez en cuando la web “Fe adulta”, donde encontrareis la visión más clara y clarificadora sobre el sentido de la fe en el momento actual… Me da mucha pena constatar que muchas personas cultivadas intelectualmente se han quedado, a nivel de formación religiosa, en el escalafón de colegio de BUP o de “efluvios sentimentales“, de adolescencia o de su primera juventud, entre los cuales creo que se encuentra un número creciente de personas que tuvieron el privilegio de pasar por experiencias religiosas esperanzadoras en tiempos de juventud…

Un saludo cordial a todos, a la Comunidad del Olivar, que fue, y que todavía sigue en actitud de búsqueda de su identidad…

1 comentario

  1. Aurora Iniesta

    Yo que no pertenezco al grupo del Olivar, aunque, leyendo y escuchando al P. Félix hablar sobre vosotros, me lleva directamente a mi adolescencia y juventud, momento importante de crecimiento y formación en la vida de toda persona. En este tiempo de la adolescencia somos idealistas, pensamos que todo lo podemos, y vemos la vida con cierta rebeldía: “nosotros cambiaremos este mundo injusto”.
    Sois dos personas de alto nivel intelectual, y yo no tengo vuestra capacidad de transmitir y argumentar como vosotros lo hacéis, para expresar lo que pienso sobre este asunto y no quisiera hacer juicios ni ofender.
    He leído con atención varias veces, la opinión de la primera persona y los comentarios del P. Félix, en ellos veo dos personas luchadoras, convencidas de sus creencias o no creencias, y que apuestan fuerte a la hora de expresar eso que todos guardamos en nuestro interior como un tesoro, que nos cuesta hablar sobre ello, sobre todo si se es seguidor de Jesús.
    En mi misma familia existe esta diferencia, y estoy de acuerdo con ambos en que no es necesario ser cristiano para ser una buena persona, y es verdad que muchos no creyentes nos dan sopas con honda y viceversa
    Sin querer ni conocer nada de la primera persona que hace el comentario, lo primero que percibo es quizás un poco de resentimiento por acontecimientos que la vida trae que no han sido aceptados desde una óptica religiosa.
    Parto de que la fe es un don gratuito que Dios da; también aquel que tiene la suerte de tenerla no siempre tiene un nivel fijo, sino que actúa como la bolsa, que sube y baja.
    Que la vida, las situaciones, los problemas, los desengaños, “todo hombre una mentira”, dice un salmo. Mi experiencia me ha confirmado que, en momentos críticos de la vida, en los que uno se ve impotente para solucionar los problemas, en esos momentos he gritado, “Señor, si tú no me echas una mano, yo me hundo”… Con paciencia, una vez más, Él me ha tendido la mano y me ha dicho “mujer de poca fe”
    Como seguidora de Jesús opino:
    Querer imitar y seguir a Cristo, primero, complica la vida, no me vale cualquier cosa, mis actos no valen los que sean…; es una exigencia continua, cada día veo lo mucho que me falta, y veo también lo lejos que están mis actos del sentido del evangelio; veo mis equivocaciones, mi falta de amor y de perdón…
    Segundo, es nadar contra corriente: los valores de nuestra sociedad no son precisamente los valores que Jesús nos enseña, en el trabajo, en la política, en la misma familia, etc. Uno sabe que declararse cristiano en ciertos ambientes es complicado. ¿Acaso encontramos en nuestro mundo, en la publicidad, estos valores de los que nos habla el evangelio? Cito solo dos, podíamos citar otros muchos…
    “Se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego echó agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido.” “… El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos”.
    Seguir a Cristo es difícil porque seguir a Cristo es terminar como terminó El.
    Denunciar las injusticias, amar al enemigo, decir la verdad, ser la voz de los sin voz, hoy como ayer, cuesta.
    Jesús me ama incondicionalmente, Jesús me espera y me perdona siempre y Jesús me deja libre, no me ata, no me soborna, no me condena, simplemente me espera.
    Yo no concibo mi vida sin esa meta, de la que soy consciente de estar muy lejos; mi vida tiene sentido desde su evangelio, e intento ponerlo en practica con mis luces y mis sombras, con mis aciertos y equivocaciones, para trabajar por un mundo más solidario, más justo y ese mensaje lo encuentro en Jesús de Nazaret.
    No tengo conocimiento de que en otras religiones a las cuales respeto, salgan al mundo a intentar cambiarlo con la generosidad y el desinterés que lo hacen algunos cristianos. No conozco en mi ciudad que se esté dando comidas gratuitas, sin preguntar condición ni religión del que acude, nada más que en un comedor de religiosas o de las distintas instituciones cristianas… Ni sindicatos, ni partidos políticos, ni ONGs, ni Ayuntamientos, ni nadie ayuda así a la gente necesitada, sin pedir señas de identidad, ni personal ni ideológico, con total gratuidad…
    Cristo no tiene manos, ni pies, ni ojos, ni boca… Soy yo la que tengo que hacer un cambio interior profundo, y mi compromiso tiene que pasar por mi vida y llegar hasta mi cartera; yo no me puedo justificar en que el resto del mundo no lo hace. No tiene que cambiar el mundo para cambiar yo, sino que tengo que cambiar yo para que cambie el mundo…
    ¡Como no enamorarse de Jesús después de leer esto!
    “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés, en la Ley, nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres. Y tú, ¿qué dices?”. Decían esto para ponerlo a prueba, a fin de poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, comenzó a escribir en el suelo con el dedo. Como insistían, se enderezó y les dijo: El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra”. E inclinándose nuevamente, siguió escribiendo en el suelo. Al oír estas palabras, todos se retiraron, uno tras otro, comenzando por los más ancianos. Jesús quedó solo con la mujer, que permanecía allí, e incorporándose, le preguntó: “Mujer, ¿dónde están tus acusadores? ¿Alguien te ha condenado?”. Ella le respondió: “Nadie, Señor”. “Yo tampoco te condeno, le dijo Jesús. Vete, no peques más en adelante”
    Esta es una de las pinceladas de Jesús, el mejor de los hombres de todos los tiempos, mi Dios…
    Aurora

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí

Soy Félix Villafranca, un misionero de la Congregación de la Misión que actualmente reside en Albacete (España).

Bienvenido a mi blog... aquí encontrarás mis reflexiones y experiencias durante más de 50 años como feliz sacerdote.

Entradas recientes

Comentarios recientes

Calendario

julio 2018
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos